Santa Fe
Viernes 03 de Noviembre de 2017

La Provincia no se sube a la ola nacional y descarta una reforma previsional

Ante los anuncios de funcionarios nacionales y del propio Presidente sobre cambios en las jubilaciones, en Santa Fe aseguraron que no se está estudiando cambiar el sistema previsional. "Las provincias son soberanas en el ejercicio de sus facultades constitucionales para regir sus sistemas previsionales", dijo el subsecretario de Seguridad Social provincial, Fabián Medizza.

Luego de los resultados de las elecciones legislativas del 22 de octubre el gobierno nacional puso en marcha una serie de reformas –o al menos las puso sobre la mesa para abrir el debate– entre las que se incluyen cambios en el sistema previsional; un tema muy sensible. El Movimiento Obrero Santafesino vio que empezaban a soplar vientos de cambio y antes de que se empezara a nublar ya abrió el paraguas con un comunicado que emitió el martes pasado, a las 24 horas de que el Presidente Mauricio Macri adelantara sus proyectos que también cambian las reglas de juego en el mercado laboral. Los gremios salieron sin titubeos a "reafirmar la defensa irrestricta de los convenios colectivos de trabajo, del sistema previsional solidario y de las obras sociales de los trabajadores".

Los 82.900 pasivos provinciales –63.000 jubilados y 19.900 pensionados– también se preguntan si una potencial reforma previsional nacional tendrá algún impacto en Santa Fe. En diálogo con UNO Santa Fe, el subsecretario de Seguridad Social de la provincia, Fabián Medizza, intentó llevar tranquilidad ante esa pregunta. "No, de ninguna manera", dijo y aclaró que, "en principio, no hay un texto escrito donde uno pueda ver algo que tenga un impacto".


"Sí puede haber normas en una posible reforma previsional nacional que puedan incidir en el régimen de reciprocidad jubilatoria que tienen que ver con las compensaciones que hace cada Caja o cómo se otorgan las jubilaciones si una persona tiene aportes en la Nación y en la provincia. Ahí pueden existir incidencias pero no en el derecho concreto del jubilado provincial en los cinco parámetros que le garantizan a la persona el acceso al beneficio", sostuvo en relación a la edad jubilatoria (60 años para las mujeres y 65 para los hombres), los aportes de los trabajadores (que en Santa Fe es más alto que en Nación), los años de servicio para jubilarse (el mínimo es 30 años), la movilidad y la determinación del haber.


En los dos últimos puntos existen diferencias a favor de los jubilados de la provincia respecto a los nacionales. En este punto, Medizza explicó: "Si en el sistema nacional el gobierno considera que es determinante que la jubilación se actualice por inflación, ellos pueden hacer ese ajuste y en Santa Fe vamos a seguir con el ajuste de acuerdo al salario del activo. Salvo que exista una modificación en la legislación provincial, que no es algo que estemos analizando".

"En materia de edad jubilatoria tampoco, ya que Nación puede tener una y Santa Fe otra. Eso tiene que ver con la autonomía legislativa de la provincia. Esos parámetros no se van a ver afectados por una posible reforma nacional. Las provincias son soberanas en el ejercicio de sus facultades constitucionales para regir sus sistemas previsionales", aseguró el funcionario.

Fabián Medizza.jpg
<b>Posición. Medizza asegura que el gobierno provincial no estudia ningún cambio en el sistema previsional.</b>
Posición. Medizza asegura que el gobierno provincial no estudia ningún cambio en el sistema previsional.

El objetivo de los cambios que quiere introducir Macri es tratar de que el sistema previsional nacional "sea sustentable y justo", aseguró el Presidente. Sin embargo, Medizza entiende que no hay que tener una mirada puramente economicista sobre las jubilaciones.

"Nosotros no tenemos hoy en estudio ninguna reforma del sistema previsional de Santa Fe. Tenemos un mayor aporte que Nación y tanto Nación como nosotros tenemos déficit. Lo que el Presidente está planteando es ver cómo solucionar el déficit que tiene Ansés bajo normas de Ansés. Nosotros también lo tenemos pero es el déficit propio que puede tener cualquier sistema previsional y que están relacionadas con el mercado de trabajo", argumentó.


"El tema es no tomar un mecanismo de seguridad social como el sistema previsional desde un aspecto puramente economicista", advirtió y agregó: "Muchos sistemas previsionales en el mundo tienen previstas asistencias vía el Tesoro o vía recursos tributarios. En Santa Fe no tenemos aportes tributarios normados por la provincia. Lo que sí sucede es que estos financiamientos que Nación se comprometió a hacer al firmar pactos federales en los años 90 –cuando Santa Fe decidió no trasladar a Nación su Caja de Jubilaciones– tienen que ver con el esfuerzo tributario que las provincias hacen para mantener el Ansés. Los santafesinos con sus impuestos terminan tributando al Ansés. Para equilibrar esa relación se pactó que Ansés debía asistir con esos recursos los sistemas provinciales".

El gobierno ya anunció que las jubilaciones pasarán a ajustarse por inflación, lo que supone un congelamiento real de las mismas. Los jubilados nacionales no van a perder poder adquisitivo, pero ya no podrán soñar con ganarle ni por unas décimas la carrera a los precios. Esta medida, que afecta a uno de los sectores más vulnerables, le significaría al gobierno nacional un ahorro estimado en $100 mil millones.


En 2015, el Senado de la provincia comenzó a analizar un proyecto del senador por 9 de Julio, Raúl Gramajo (PJ), que quería crear una comisión bicameral para estudiar de qué manera se puede ampliar la base aportante a la Caja para paliar el déficit que crece cada año. Ese proyecto contaba con el apoyo del entonces senador por Rosario y hoy gobernador Miguel Lifschitz. Pero la iniciativa generó tal revuelo, con movilizaciones de la Comisión Intersindical del Sector Público a las puertas de la Legislatura, que el proyecto pasó a dormir en los cajones de algún escritorio.


El actual sistema previsional santafesino garantiza una buena jubilación a los trabajadores provinciales. Mientras no prime una mirada puramente economicista, todo haría indicar que no habrá modificaciones. Pero el gobierno de Lifschitz termina en diciembre de 2019 y el futuro del Frente Progresista aún no está claro. Por las dudas, cada vez que hace falta los trabajadores le recuerdan a todo el arco político que están dispuestos a salir a defender sus derechos.