Política
Martes 17 de Abril de 2018

La UCR se reúne para empezar a discutir sobre la reforma constitucional

Será este miércoles, a las 19, en la sede del comité provincial, en Rivadavia 2647. La mesa directiva tendrá un encuentro con los legisladores provinciales para hacer una primera lectura del proceso de reforma en general y del mensaje enviado por Lifschitz a la Legislatura en particular.

El radicalismo pondrá en marcha este miércoles, a las 19, la consulta interna sobre la posibilidad de reformar la Constitución provincial y, particularmente, el proyecto enviado por el gobernador Miguel Lifschitz a la Legislatura.


La Unión Cívica Radical, uno de los partidos que integran el Frente Progresista Cívico y Social, acortará los tiempos que supondría la convocatoria a un congreso provincial del partido, que es el camino que eligió el Partido Justicialista.


En la sede del comité provincial, sito en Rivadavia 2647, se reunirá la mesa directiva de la UCR con los legisladores provinciales del partido. Actualmente las autoridades que se sientan en esa mesa son Leonardo Simoniello, Ramón Soques, Lisandro Enrico, Germán Scavuzzo, Vanesa Ocampo, María Silvia Migno, Raúl Ramonda, Jimena Senn y Sebastián Espinoza. Además, estarán el presidente del partido y diputado provincial Julián Galdeano y el presidente de la convención provincial, el senador Rodrigo Borla. También se invitará a un representante del Foro de Intendentes Radicales.


Galdeano, encargado de organizar el encuentro, adelantó a UNO Santa Fe que a los asistentes se les va a acercar el mensaje del Ejecutivo. Pero, además, se hizo un cuadro comparativo entre la iniciativa que ahora impulsa Lifschitz y los proyectos que en su momento elaboraron Jorge Obeid y Hermes Binner, que fue la última iniciativa para reformar la Carta Magna que se acordó en el marco del Frente Progresista.


"La idea inicialmente es hacer un resumen de cómo se llegó a esta instancia, revisar los pasos de consulta que hubo desde el Ejecutivo para con el radicalismo y otras fuerzas y cómo evaluamos que esté hoy el nivel de consenso, ver qué cuestiones están objetando otras fuerzas", explicó Galdeano.


"A partir de ahí –continuó– vamos a hacer un análisis general de la reforma y en particular sobre el mensaje, dado que hay temas sobre los que nunca tuvimos una posición masticada dentro del partido".


Entre esos puntos, Galdeano mencionó la reelección del gobernador, el límite a los mandatos legislativos, la paridad, la intransferibilidad de las empresas de servicios públicos y la Caja de Jubilaciones, la neutralidad religiosa del Estado y el balotaje, entre otros que no estuvieron contemplados en el mensaje de Binner.

"Lo que tenemos que fijarnos es un esquema de conversación multilateral del radicalismo y otras fuerzas acerca del nivel de consenso que esto tiene y hasta dónde. A mí por lo menos me gustaría un núcleo de coincidencias básicas bastante más estricto que el del mensaje", confió Galdeano.

Al ser consultado sobre si prefería una discusión más acotada, el diputado respondió: "No, no es una discusión más acotada, sino que el espíritu de la reforma no sea tan amplio. Vamos a poner un ejemplo concreto que es el más sencillo de explicar: Si yo gano la constituyente y quiero limitar los mandatos retroactivamente lo podría hacer. Podría decir que el intendente equis que ya lleva dos períodos no puede ser reelecto nuevamente. O yo mismo como diputado no podría ir por otro período si lo acoto retroactivamente. Los mismos senadores que están hoy están en la misma situación".

"Si el espíritu es retroactivamente discutámoslo, pero no generemos una falsa expectativa para alguien que va a ser candidato a senador el año que viene cuando puede no serlo. O puede tener que ser mujer en ese departamento. Porque el alcance de la paridad lo va a dar la Constituyente, no lo va a dar la ley que declara la necesidad de la reforma", argumentó.

Al margen de las diferencias de criterios que pueden existir entre los correligionarios en algunos de los puntos en particular, Galdeano se quejó sobre la falta de una toma de posición clara del Ejecutivo en gran parte del proyecto.

"En el caso de la intransferibilidad de las empresas de servicios significa que ni siquiera podamos municipalizarlas", dijo y agregó: "El alcance no está en la ley de la necesidad. En el Pacto de Olivos, en 1994, eso estaba direccionado en el sentido que se le quería dar. Si uno dice neutralidad religiosa tiene que decir cómo uno quiere que opere la neutralidad religiosa porque uno puede nivelar hacia abajo o hacia arriba. Puedo reconocer todos los cultos o no voy a reconocer ninguno y me convierto en un Estado cuasi ateo".

"Eso hay que discutirlo y yo no voy a enunciar hoy la posición del radicalismo. Pero me parece que en tren de enunciar temas para que la reforma parezca atractiva se generó mucha amplitud en muchas temáticas donde no todos estemos hablando de lo mismo. Pero va a depender del consenso que tengamos dentro del radicalismo y con otros partidos", concluyó.

Este miércoles será la primera reunión de la UCR para empezar a analizar el mensaje de Lifschitz. Los tiempos son escasos si se quiere avanzar con una reforma en 2018, pero no imposibles. Los partidos comienzan a dar el debate que puede enterrar la máxima aspiración del gobernador o enriquecer el proyecto. El tiempo lo dirá.