"No creemos que toda la solución a los problemas pase solamente por reducir el déficit fiscal", afirmó hoy el gobernador Miguel Lifschitz. El mandatario dijo que "no es un día de alegría para los argentinos" y que "estamos atravesando dificultades en la economía, que no son como parecía una tormenta pasajera, sino un temporal de largo alcance" que tendrá "consecuencias muy difíciles para los sectores populares".

El gobernador comentó que le encomendó al Ministro de Economía "que haga todos los planes posibles para ajustar, recortar y disminuir aquellos gastos que puedan considerarse superfluos, no prioritarios en un momento de dificultades como el que estamos atravesando".

LEER MÁS: Así queda el Gabinete tras los cambios anunciados por Macri

Aclaró que esas decisiones no van a representar "perder el rumbo planteado". En ese sentido, subrayó: "La obra pública seguirá siendo para nosotros una prioridad. No se van a perder los objetivos de trabajos que tenemos establecidos y las prioridades que tienen que ver con la manera de invertir los recursos del estado"

Según el mandatario, "mas de 40 mil familias santafesinas tienen un sueldo a fin de mes gracias a la inversión pública del gobierno de Santa Fe". "Tampoco vamos a reducir la inversión en las políticas sociales que tienen un criterio de inclusión, de integración de los sectores populares como es la educación pública y salud pública, las políticas alimentarias, de niñez y adolescencia. Allí no podemos hacer recortes"

LEER MÁS: Después de Macri, Dujovne anunció "medidas necesarias" para superar la crisis

Lifschitz aseguró que Santa Fe va a seguir reclamando "los recursos que le corresponden", y agregó: "No vamos a aceptar calladamente que nos quiten recursos que nos corresponden, que le corresponden a los trabajadores, a los vecinos, a los habitantes de esta provincia; a los pequeños productores que siguen trabajando y produciendo"

Sostuvo que quienes deberán aportar más serán "aquellos que se han llevado la plata de los argentinos a lo largo de los últimos 20 o 25 años; los que se la llevaron por actos de corrupción, en bolsos y valijas". Al mismo tiempo pidió mayor participación de "los bancos, empresas y de los grandes grupos económicos que han hecho negocios a costa de los argentinos"