En el marco de los 200 años del gobierno del Brigadier Estanislao López, el gobernador Miguel Lifschitz organizó una serie de actividades que le sirvieron para convocar a los gobernadores de Córdoba, Juan Schiaretti, y de Entre Ríos, Gustavo Bordet. El encuentro de los mandatarios de la Región Centro se da justo en el momento donde las provincias comenzaron a discutir con Nación el ajuste que deberán hacer en sus presupuestos para el año que viene.

El turno de Santa Fe es este martes cuando cerca del mediodía el ministro de Economía, Gonzalo Saglione, mantenga su primera reunión con el ministro de Hacienda de la Nación Nicolás Dujovne. Allí solo se hablará del futuro ajuste y la negociación por la deuda de coparticipación que Nación mantiene con Santa Fe quedará pendiente para un nuevo encuentro.

Desde la semana pasada el gobierno nacional comenzó a mantener reuniones con cada uno de los ministros de economía de las provincias para presentarles el borrador del ajuste. Las reuniones fueron y son individuales. Pero los gobiernos patagónicos comenzaron a consensuar una agenda común para no resignar varios recursos que tienen por zona desfavorable que Nación les reduciría a partir del año próximo.

LEER MÁS: Lifschitz: "No estamos de acuerdo con los recortes a las provincias"

Parece que Lifschitz hizo una lectura similar y, a pesar de que Saglione concurrirá solo este martes a Casa Rosada, aprovechó la conferencia titulada "La liga de los pueblos libres y la vocación federalista de Estanislao López" para empezar a tejer una estrategia con sus pares de la Región Centro para negociar en un frente común ante Nación.

Luego de la reunión privada que mantuvieron los tres gobernadores fue Schiaretti quien salió a poner en claro que "el sacrificio lo tenemos que hacer todos por igual" y planteó tres ejes que debe corregir el gobierno de Mauricio Macri para que el esfuerzo de lograr reducir el déficit en las cuentas púbicas sea equilibrado para todas las partes.

"Hay tres cosas fundamentales: equidad en el esfuerzo que haya que hacer; que no haya superposición de partidas presupuestarias entre Nación, provincias y municipios; y que se acabe con esto de mirar el armado político al momento de enviar las partidas no automáticas", planteó el cordobés.

"Ahora se habla de que hay que hacer sacrificio, pero para que eso se haga tiene que ser equilibrado y equitativo. No puede ser que el subsidio al transporte todavía esté concentrado en el Amba (Área Metropolitana de Buenos Aires)", dijo Schiaretti que en varios pasajes de la conferencia de prensa pidió que el interior deje de subsidiar a Capital Federal y el gran Buenos Aires.

El gobernador de Córdoba fue concreto al señalar las inequidades y puso los ejemplos del transporte urbano de pasajeros en los que Nación destina 60.000 millones de pesos al Amba y agregó: "No puede ser que los del interior subsidiemos la empresa de aguas y saneamiento Aysa, que es nacional pero que solo opera en Capital Federal y Gran Buenos Aires. No puede ser que Edenor y Edesur estén administradas por el gobierno nacional y Santa Fe, Entre Ríos y Córdoba se tienen que hacer cargo de las empresas distribuidoras de energía eléctrica. Primero hay que poner en orden eso para que el sacrificio sea equitativo".

El mandatario de Córdoba también se preguntó por el sentido de que Nación tenga recursos para educación y salud cuando son servicios que brindan las provincias y pidió que esas partidas sean redireccionadas a los Estados subnacionales que son los que tienen esas cargas.

Además, Schiaretti se quejó de la discrecionalidad con la que el gobierno de Macri maneja los envíos de partidas no automáticas y aseguró que "se dan con criterio para el armado político" de Cambiemos.

"Creo que la pelea que daban el Brigadier General Estanislao López, Bustos, Pancho Ramírez por una Argentina federal sigue presente hasta nuestros días y es una batalla que tenemos que librar permanentemente los habitantes del interior", sostuvo.

Por su parte, Bordet antes de ingresar a la reunión privada y al ser consultado sobre qué opina de los recortes presupuestarios que está proponiendo la Nación a las provincias, dijo: "Todas las veces que nos convoque el Presidente vamos a estar. Es nuestra responsabilidad. Pero no vamos a permitir que se vulneren los derechos que legítimamente nos corresponden. Estamos para discutir objetivos que compartimos y que entendemos que deben lograrse, como el equilibrio fiscal, que nos da previsibilidad como Nación y como provincias. Hoy estamos en un proceso de ordenamiento y las provincias son previsibles y tenemos ese equilibrio, la Nación también debe trabajar para lograrlo".

"Pero eso no puede hacerse a costa del sacrificio de derechos sociales, derechos adquiridos, ni tampoco resignando recursos que hagan retroceder este avance que hemos tenido para lograr nuestros equilibrios porque no podemos volver a caer en desajustes que nos lleven a una época que definitivamente tenemos que superar. Por eso vamos a dialogar y buscar consensuar un presupuesto para 2019, pero sobre una base muy responsable que no nos provoque quebrantos que no podamos sostener", aseguró.

Desde los primeros días de gestión los tres mandatarios actuales de las provincias de la Región Centro comenzaron a construir una relación muy estrecha que se reflejó en lazos institucionales sólidos. Ahora, esa construcción que ya lleva dos años y medio comienza a tener sus frutos políticos, que no necesariamente tienen que ser con proyección electoral para 2019. Se vienen momentos muy delicados donde la Nación y las provincias deberán negociar por dónde pasará la tijera del recorte y parece que Lifschitz, Schiaretti y Bordet entendieron que juntos tendrán mayor poder de negociación a la hora de ir a Buenos Aires.