Este miércoles, a las 20, el gobernador Miguel Lifschitz se reunirá en inmediaciones de la Casa de Gobierno con todos los legisladores del Frente Progresista con una doble agenda. Por un lado, y como tema principal, comenzar a trabajar de forma definitiva una estrategia para darle vida al proyecto de la reforma constitucional; por otro, aprovechar la presencia de los diputados y senadores del Frente para comenzar a repensar ese espacio de cara a lo que se viene, la disputa de la gobernación en 2019, aunque hay radicales que aseguran que este segundo punto no figuró en la invitación.

En cuanto a la reforma, Lifschitz va a escuchar a los legisladores y va a tantear cómo está el terreno. Pero también les va a plantear la necesidad de que hagan propia esa iniciativa y les dejará en claro que en breve va a mandar el mensaje a la Legislatura. Pero en el encuentro el gobernador va a receptar ideas sobre el cómo hacerlo y los tiempos en los que hay que hacerlo.

Una de las definiciones que se deben tomar es si el proyecto se canaliza a través de los partidos del Frente o si se encara una negociación con los bloques y los dirigentes políticos. Si se elige la primera opción, que es algo más orgánico e institucional, los partidos tienen que tener la responsabilidad de contener a sus legisladores, sobre todo en el radicalismo donde la situación interna no es tan clara ya que hay tres espacios internos como el NEO, el MAR y el Grupo Universidad, más legisladores que no responden orgánicamente a ninguno de esos espacios.

Esas individualidades tienen que ser contenidas políticamente no solo dentro de la UCR, sino también dentro del Frente Progresista. Este es el punto donde se unen los dos grandes temas de la reunión de esta noche porque la contención se traduce en darles participación en los espacios institucionales del Frente y hacerlos parte del proceso de la reforma de la Constitución.

Para Lifschitz está muy claro que el primer paso es tener ordenado el Frente Progresista. Pero en la política la suma de voluntades no se hace con las matemáticas. Por eso, antes de ir a buscar los votos para la reforma, el gobernador tiene que consensuar un texto. "La voluntad de ser reformistas se construye en simultáneo con un texto", le dijo un legislador a UNO Santa Fe. La referencia se explica porque será el contenido de la reforma lo que tendrán los legisladores para poder salir a justificar el porqué de la necesidad de renovar la Carta Magna. Mientras que un diputado radical le aseguró a este medio que "primero tiene que haber una discusión en el seno del partido".

Además, en el caso de que el gobernador consiga el consenso necesario como para que se trate la reforma, cada uno de los legisladores querrá hacer sus aportes o imponer su mirada en determinados temas. "Cuando se consiga el consenso, todos van a querer quedar en la historia como hacedores de una Constitución modelo", aseguró otro diputado oficialista.

Los legisladores consultados por UNO Santa Fe aseguraron que hasta el momento no hay un borrador que esté circulando, aunque algunos admiten que tuvieron charlas con Lifschitz y que el gobernador tiene varias opciones.

Pero no creen que hoy se les presente un borrador, aunque entienden que sí puede haber un listado de temas sobre los que Lifschitz quisiera avanzar en una hipotética reforma -algunos adelantos brindó en el acto del viernes pasado en Rosario. A eso se le sumarían las propuestas que tengan los legisladores y se podría acordar que, con lo recogido esta noche, el gobernador ya pueda poner a circular en los próximos días un primer borrador.

El futuro del Frente

La idea para esta noche es también empezar a discutir el rearmado del Frente Progresista. El objetivo es poder ir en breve a una mesa más representativa y más amplia sumando más dirigentes, sobre todo de los que hoy "están sueltos".

El radicalismo, uno de los socios de mayor peso en el Frente tiene que resolver su vida interna, algo que no parece sencillo. De los tres sectores más grandes, el NEO está jugado a favor de la continuidad del Frente Progresista; el Grupo Universidad está en Cambiemos; y el MAR tiene un pie en cada bote y piensa sostenerlo hasta cuando se pueda. No ven el apuro de tomar la decisión, aunque aclaran que si el acto del viernes fue el inicio de una construcción nacional del Frente Progresista eso va en contra de la estrategia nacional de la UCR que en su última convención nacional ratificó su pertenencia a Cambiemos.

Es posible que esta noche, al gobernador también le sirva encontrarse con los legisladores del Frente para empezar a resolver los inconvenientes que se le vinieron presentando en la Legislatura. El mandatario se quejó en los últimos días por la lentitud con la que se están abordando algunos proyectos que considera clave y espera que esta reunión sea una buena ocasión para unificar criterios en el Frente y tener una postura más sólida en el Senado, donde mandan los peronistas; limar asperezas entre los diputados del propio espacio y volver a presentar al Frente como una herramienta política con futuro en la provincia. Para eso, el gobernador tendrá mucho que hablar, pero también mucho que escuchar.