Política

Lifschitz se reunió con Schiaretti y Bordet y le sigue abriendo la puerta al PJ

Es el segundo encuentro en 30 horas con referentes del peronismo. El lunes se había reunido con Sergio Massa.

Martes 23 de Octubre de 2018

El gobernador Miguel Lifschitz se puso al hombro el armado de una fuerza política progresista de cara al 2019 y en los últimos días comenzó a levantar el perfil. Luego de reunirse la semana pasada con el gobernador salteño, Juan Manuel Urtubey, el sábado con referentes de ciudades progresistas de la Argentina y el lunes con Sergio Massa, Ricardo Alfonsín y Margarita Stolbizer, este martes convocó a los gobernadores de Córdoba, Juan Schiaretti y de Entre Ríos, Gustavo Bordet.

El motivo del encuentro fue la firma de un convenio para la realización de la obra del acueducto interprovincial Santa Fe-Córdoba, que Schiaretti definió como el acueducto del federalismo y remarcó la necesidad de aumentar las inversiones en las provincias y no que se concentren en el área metropolitana de Buenos Aires.

Pero más allá de la obra, que es trascendental y tiene un espíritu de solidaridad y colaboración entre las provincias, la foto política de Lifschitz con otros dos referentes del peronismo es todo un dato en el armado político que busca concretar para 2019.

Políticamente correcto, el mandatario santafesino puso por delante la crisis económica y social que atraviesa la Argentina, pero luego reconoció que "nadie descarta que frente al proceso electoral que viene podamos estar sentados a una mesa común".

"Estamos en un momento complicado de la Argentina donde los que tenemos responsabilidades de gobierno estamos muy atentos a la realidad social, a la realidad económica, al presupuesto no solo nacional sino los de las provincias para organizarnos en un año que viene complicado y donde todos prevemos dificultades a la hora de atender las demandas de la sociedad", describió.

Y luego definió: "En ese contexto nadie descarta que frente al proceso electoral que viene podamos estar sentados a una mesa común porque creo que el país necesita alternativas con un fuerte consenso ciudadano donde puedan sumarse distintas expresiones políticas".

Lifschitz diagnosticó que quien asuma el gobierno a partir de 2019, "ya sea que provenga del oficialismo o de la oposición", se va a encontrar con un país muy complicado, "probablemente más complicado de lo que había en 2015".

Embed

"Por lo tanto –explicó– va a necesitar contar con un fuerte respaldo político, con un marco de acuerdos y de consensos muy importantes. Creo que en ese camino los gobernadores que estamos acá tenemos ideas comunes. Obviamente pertenecemos a espacios políticos distintos y habrá que ver cómo podemos avanzar en diálogos que permitan construir una propuesta superadora para la Argentina".

Tenemos muchas coincidencias

Por su parte, Schiaretti acompañó la mirada de Lifschitz y dijo que lo que Argentina necesita para salir de "esta crisis que agobia a todos" y que también debe "salir de la grieta y la polarización".

"Las fuerzas progresistas que coincidimos en la necesidad de una Argentina republicana, federal, que permite el progreso de todas las provincias, tienen que extremar los esfuerzos para ir juntos a las elecciones del año que viene", expresó sin titubeos.

Luego insistió en remarcar las cercanías políticas: "Indudablemente la fuerza que expresa el gobernador Lifschitz, como es el partido Socialista, o la que puede expresar Ricardo Alfonsín son fuerzas que coinciden con la manera de pensar que nosotros tenemos en el peronismo cordobés donde siempre nos definimos como un peronismo republicano, democrático, respetuoso de la libertad de prensa, respetuoso de la división de poderes".

Pero los propios protagonistas intentan transitar el camino con calma. Se podría decir en este caso que de la foto al hecho de formar un frente electoral hay mucho trecho. Eso mismo advirtió el presidente del Partido Socialista, Antonio Bonfatti, que al ser consultado sobre el encuentro con Sergio Massa descartó que esa reunión ya signifique un armado electoral para 2019.

"Tenemos muchas coincidencias", reconoció Schiaretti y aclaró: "Veremos si nos permiten esas coincidencias conformar un espacio político que logre superar la grieta y sea para los argentinos la posibilidad de salir de la crisis y lograr un progreso sostenido en el tiempo con un criterio federal y de justicia social".

En tanto, al ser consultado sobre si lo ve a Lifschitz candidato a presidente, Schiaretti dijo: "Yo veo que tenemos que construir el espacio y que para hablar de candidaturas es muy temprano. Pero si debe o no ser candidato a presidente lo debe decidir el propio gobernador Lifschitz. Pero en un marco nacional donde hay Paso, ese puede ser un camino o no".

Luego reconoció que aún no han hablado del tema específicamente. "Primero tenemos que empezarlo a hablar para ver si después esto se transforma en un frente. Pero al país no lo salva una sola persona, el país necesita para salir adelante que haya confluencia de diversos sectores y precisa, también, un acuerdo social y federal porque es la única manera de que Argentina supere la dificultad. Pero eso no lo puede hacer ni un partido ni un hombre solo".

Desde que asumió su gestión Lifschitz puso muchos esfuerzos en fortalecer los vínculos con varios gobernadores, pero sobre todo con los de la región centro. Esa relación de cercanía y de coincidencia en algunas políticas públicas hoy le permiten tener una base sobre la cual puede proyectar obras interprovinciales como la del acueducto, que demandará mucha coordinación entre los gobiernos o, también, el armado político que pretende proyectar para 2019. El tiempo y la política dirán si eso es posible.

¿Te gustó la nota?