El presidente Mauricio Macri ratificó hoy que su gobierno está empeñado en luchar contra los "comportamientos mafiosos" que retrasan el crecimiento de la Argentina y le reclamó al gobernador Miguel Lifschtiz que "Santa Fe es la única de las provincias grandes del país en las que no se ha adherido a la ley de ART" que le puso un freno a la industria del juicio en Córdoba, Buenos Aires y Mendoza.

Macri participó hoy del acto de reapertura del frigorífico Mattievich que reabrió hoy en Carcarañá. Llegó pasado el mediodía y, después de una rápida recorrida por las instalaciones junto a Lifschitz y el titular de la empresa, José Mattievich, pronunció un breve discurso en el que destacó el valor de la producción para la creación de empleo y ratificó las políticas que lleva adelante su gobierno.

Asimismo, afirmó que su gobierno está empeñado en terminar con la prepotencia que "le complica la vida a todos, que le caga la vida a todos"; apuntó a "la industria de los juicios laborales" como una de estas "mafias", y ejemplificó: "No puede ser que uno se pare en el medio del camino y te diga: si querés pasar por acá tenés que pagar tanto, hay que terminar con esos comportamientos mafiosos".

"Hay muchas de esas mafias que estamos atacando y una de esas es la de los juicios laborales que pone en peligro especialmente a las pymes que son frágiles", insistió Macri, y mirándolo a Lifschitz agregó: "Lamentablemente Santa Fe es la única provincia grande que no ha adherido a la ley de ART, que ha tenido un éxito enorme en Córdoba, Buenos Aires, Mendoza. Necesitamos tener todas las herramientas que nos permitan defendernos de eso y cuidemos el empleo de todos los argentinos".