Política

"No tengo una ambición falocrática", la polémica ironía del Presidente de la Corte

Carlos Rosenkrantz visitó el Rotary Club Buenos Aires y dio un discurso donde habló de diferentes temas

Miércoles 21 de Noviembre de 2018

El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Carlos Rosenkrantz, estuvo en el ciclo de conferencias del Rotary Club y habló entre otros temas de su visión sobre la Justicia en el país, sobre la relación entre los miembros del máximo tribunal, las causas de corrupción y el pago de ganancias por parte de los jueces.

Cuando le preguntaron sobre cuál es su proyecto para la Corte Suprema aseguró: "No tengo una ambición falocrática". Y agregó: "Me honraría que quienes me sucedan funcionen mejor que nosotros y devolverle al país la fe en el derecho".

Las declaraciones fueron en el marco de las conferencias Cómo pienso la Argentina, del Rotary Club Buenos Aires.

Luego de la exposición de Rosenkrantz todos se preguntaban qué quiso decir. Evidentemente se refería a que no tiene una vocación de poder. Aunque los más malintencionados, creyeron que se trató de una referencia a su antecesor en la presidencia de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti.

Además, en su discurso, el presidente de la Corte se refirió a la independencia judicial, sobre lo que sostuvo: "Debemos ser independientes de nuestras propias convicciones ideológicas y políticas. Deshonramos a la Constitución si le hacemos decir las cosas que queremos que digan y no dicen".

"El poder que se nos confía es el de ser la boca de la ley y no hacer ley nuestras aspiraciones y emociones", dijo Rosenkrantz que también expresó: "Los jueces cambiantes socavan la Justicia. Debemos poder decir lo que pensamos".

En otro momento de su alocución, Rosenkrantz se metió también en la polémica sobre si los jueces deben o no pagar ganancias. Al respecto dijo que su salario no debe ser comparado con profesionales de otras actividades sino de la suya propia.

"¿Cual debe ser la retribución en el mercado de referencia", se preguntó. "Y son los abogados de relativo éxito", se contestó. Y se mostró favorable a defender "el salario adecuado para la labor de un juez".

"La variación salarial es muy grande. La pregunta correcta es qué jueces queremos y cuánto hay que pagarles para que sean jueces", sostuvo.

Por otra parte descartó que haya conflictos internos en la Corte. "Muchas veces tenemos diferencias y las defendemos con vehemencia", aseguró y dejó un mensaje para el poder político: "El país se tiene que acostumbrar a que haya desacuerdo y tenemos que convivir con eso".

¿Te gustó la nota?