El vicegobernador de Santa Fe, Carlos Fascendini, fiel a su estilo frontal, criticó con dureza los ajustes que el gobierno nacional intenta imponerle a las provincias y aseguró que "el plan de Cambiemos fue un rotundo fracaso".

El dirigente radical aseguró que la actualidad económica genera mucha preocupación porque "afecta profundamente el desarrollo del país, castiga muy fuerte a los sectores más desprotegidos, a los asalariados, al trabajador y a las administraciones públicas que tienen un sacudón muy fuerte con este tipo de vaivenes en el tipo de cambio y en las tasas de interés. Todo esto genera preocupación porque altera la planificación que ya estaba en marcha".

Al ser consultado sobre la reunión del martes que viene entre los gobernadores y el presidente Mauricio Macri para la negociación del presupuesto 2019, Fascendini cuestionó: "Lo que se está tratando con los ministros de Economía es encontrar aspectos razonables que no afecten tan de lleno a las economías provinciales. Pretender trasladar las obligaciones nacionales, los compromisos que están en el presupuesto actual y hacerlo sin un acuerdo con las provincias me parece que es una violentación del federalismo muy descarnada".

"Ya con (la quita de) el fondo sojero que empezó a regir en 2018, no en 2019, ya nos atrasa los planes de obras porque eso era todo destinado a obra pública, tanto lo que era para la provincia como para los municipios. Si se llevan adelante los ajustes tarifarios se va a golpear a los sectores de mayor necesidad. Realmente es dramática la situación", dijo y puso como ejemplo la tarifa social eléctrica –a pesar de que el gobierno habría dado marcha atrás–, los subsidios al transporte y el Fondo de Incentivo Docente que se dejaría de pagar el año que viene.

"Lo que están haciendo los ministros de economía de las provincias –explicó sobre las reuniones que se mantuvieron en los últimos días– es buscar alternativas que tengan que ver no solo con los recortes sino también con incrementar las recaudaciones con aquellos sectores que tienen mayor poder contributivo y entre ellos se encuentran los que tienen bienes en el exterior. Se han exteriorizado bienes por más de 100.000 millones de dólares y elevar la tasa del 0,25 al 1% significa una recaudación de 1.000 millones de dólares que significan 40.000 millones de pesos, que es la mitad del ajuste que se les quiere hacer a las provincias".

Además, el vicegobernador dijo que la intención de las provincias es mantener el actual nivel de tributación sin avanzar con lo previsto en el consenso fiscal que busca una reducción de la presión impositiva al sector privado. "Lo importante es que se abra el diálogo y no que nos enteremos por los medios de decisiones de la Nación que comprometen a las provincias y que muchas veces rayan en lo ilegal e ilegítimo porque no fueron debatidas en el Congreso Nacional", aseguró.

La relación con Nación

"Santa Fe siempre es convidado de piedra. Nos tocó bailar con la renga con el kirchnerismo y seguimos bailando con la renga con Cambiemos", dijo y se quejó: "Somos considerados a la hora de quitarnos algo, pero no a la hora de hacer las cosas que hay que hacer en Santa Fe como la obra pública y menciono la ruta 11, la 33, los puentes y tantas obras que se vinieron a anunciar con bombos y platillos e incluso por el propio Presidente. Pero hoy no se encuentran ni siquiera programadas en el presupuesto nacional".

"El federalismo está quedando muy relegado y por eso seguimos reclamando lo que nos corresponde y que se respete a la provincia a la hora de tomar estas decisiones que afectan su presupuesto y los programas que se vienen ejecutando", señaló.

Luego apuntó con mayor dureza: "Acá se castiga a los que hacen las cosas bien, porque nosotros no somos deudores sino acreedores de la Nación y siempre somos castigados. Con esto estamos muy disgustados y demuestra el rotundo fracaso de Cambiemos en el plan que quiso llevar adelante y que nosotros nunca compartimos".

"No creemos –continuó– que por el lado de los ajustes en la economía, camino que el país ya experimentó varias veces, podamos llegar a una solución feliz. Creemos que hay que apostar a la producción, al hombre que trabaja, a la pyme, defender el empleo como están haciendo los países desarrollados. Por ese camino vamos a encontrar los dólares genuinos que nos van a dar crecimiento y mayor estabilidad".

Fuego entre radicales

Al ser consultado sobre las críticas del intendente de Santa Fe, José Corral, a Miguel Lifschitz, Fascendini cuestionó: "Corral es un consuetudinario y es impresionante la obediencia que tiene hacia el presidente Macri. Está más interesado en defender las medidas antipopulares, de ajuste y de fracaso, porque es corresponsable del fracaso de Cambiemos, y pretende trasladar o echar alguna culpa o responsabilidad a la provincia y al gobernador".

"Es lamentable lo de Corral y su vocación de succionador de calcetines que tiene con el Presidente creyendo que le va a dar el lugar de ser candidato a  gobernador. Y en realidad no se da cuenta que Cambiemos y él ya tienen fecha de vencimiento", sostuvo.

En tanto, al ser consultado sobre cómo se lee eso al interior de la UCR, Fascendini dijo: "Yo no soy de los radicales que están en Cambiemos y lo lamento por los que están ahí, por lo que está haciendo el gobierno nacional y por lo inconsulto que es todo el radicalismo en todo lo que decide el gobierno nacional. Me parece que tiene poca participación el radicalismo que solo es consultado a la hora de poner los votos pero nunca a la hora de tomar decisiones. Más temprano que tarde esto va a hacer una evolución dentro del radicalismo. En Santa Fe tenemos una posición totalmente distinta y estamos dentro del Frente Progresista y vamos a seguir igual".

Al ser preguntado por la falta de unanimidad en la voz de los intendentes radicales para quejarse de la quita del fondo sojero, Fascendini respondió: "Todos los intendentes radicales reclamaron de forma unánime el único que se calla la boca y hace obediencia debida es el intendente de Santa Fe, que tiene su propio interés político".

Luego, en el terreno de la política santafesina fue interrogado acerca de los rumores de que el actual ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, podría encabezar una fórmula para competir en la interna con Antonio Bonfatti para la gobernación. Pero Fascendini prefirió poner paños fríos.

"Es un muy buen ministro, un muy buen político. Pero nunca se habló eso ni en el NEO –el sector interno del radicalismo más vinculado al socialismo– ni en ningún otro lado. Creo que no son tiempos de estar hablando de eso, en medio de una crisis tan grande como la que tenemos en el país y donde estamos tratando de que en Santa Fe el Frente Progresista pueda seguir cumpliendo con su plan de obras y de bienestar que está llegando a toda la provincia. En ningún momento se ha discutido eso. El año que viene, cuando llegue el momento de armar las listas veremos cuál es la estrategia general del Frente Progresista Cívico y Social", concluyó.