Política
Viernes 30 de Marzo de 2018

Para el presidente del PJ "es poco serio" discutir la reforma constitucional "a las apuradas"

Ricardo Olivera aseguró que su partido no tuvo una convocatoria oficial del gobernador para discutir un posible proyecto de necesidad de reforma constitucional. Además estimó que llevaría como mínimo un mes convocar al congreso provincial para que tome una posición al respecto.

El presidente del Partido Justicialista, Ricardo Olivera, salió a poner paños fríos al proyecto de necesidad de reforma de la Constitución que viene impulsando con todas sus fuerzas el gobernador, Miguel Lifschitz. "Si esto hay que hacerlo de apuro, me parece que es complicado y es una actitud poco seria", le dijo a UNO Santa Fe, Olivera, que aseguró que lo poco que sabe sobre el tema es por lo que escucha en charlas informales ya que desde el gobierno no hubo, desde 2016 a esta parte, una relación institucional con el justicialismo por este tema.


Ante la consulta sobre si el PJ avalaría un proyecto de reforma constitucional, Olivera respondió: "Siempre hemos planteado públicamente desde el partido, el justicialismo no se puede oponer. Por ahí me preocupan los tiempos, creo que no se dan las circunstancias por lo que estamos escuchando, porque institucionalmente nosotros no estamos informados de cómo va a ingresar (el proyecto) ni cuáles son los contenidos. No puedo opinar de algo que no conozco".

"Pero me da la sensación –argumentó– de que se está poniendo en discusión un tema en un período muy corto cuando en realidad hay que discutir esto con mucha responsabilidad porque se está definiendo el futuro de los santafesinos por los próximos 50 años".

"Plantear una reforma a las apuradas, en cuatro o cinco meses, o no sé cuánto tiempo porque no lo conocemos, nos parece que no es una decisión correcta. Uno puede discutir una reforma tomándose los tiempos que eso implica, pero si esto hay que hacerlo de apuro, me parece que es complicado y es una actitud poco seria. Hay que ser más responsables. Pero a lo mejor yo estoy diciendo esto y llega un proyecto para discutirlo en unos años. No sabemos de qué se trata el proyecto", reiteró.


—Los senadores del PJ consultados por Lifschitz argumentaron que su decisión estará atada a la del partido. ¿Las autoridades del PJ aún no fueron convocadas para hablar sobre el tema?
—No. Nosotros fuimos convocados en agosto de 2016 por este tema y en ese momento el partido se expresó públicamente a través de un comunicado donde dijimos que estábamos dispuestos a empezar a charlar el tema. Después, institucionalmente nunca más hablamos. Yo tuve charlas informales con el ministro de Gobierno pero a título personal. Nosotros no fuimos convocados desde el punto de vista institucional o partidario. Todo lo que uno ve son charlas individuales con uno u otro legislador, con un diputado, con intendentes y presidentes comunales. Pero no tenemos ninguna información oficial en el partido de cuáles son los contenidos. Además a esto hay que discutirlo en el marco de una palabra que es fundamental para la reforma constitucional y que es consenso. Cómo vamos a empezar a hablar de una reforma constitucional si en nuestro partido no sabemos si el proyecto de necesidad de reforma tiene un artículo, 10, cinco. No sabemos. El tema es cómo logramos el consenso.

Ricardo Olivera.jpg
<b>Tiempos. Ricardo Olivera pidió tratar el tema "con responsabilidad".</b>
Tiempos. Ricardo Olivera pidió tratar el tema "con responsabilidad".

Además, Olivera advirtió que el partido tiene una conducción que es un cuerpo colegiado, un consejo ejecutivo y que no fue convocado. "Es muy difícil responder preguntas sobre algo que no conozco. Sé de la intención de la reforma y me parece bárbaro. Pero soy crítico de ver la reelección como prioridad porque si arrancamos por ahí nos estamos equivocando. Por lo que escucho parece que más que la reforma estamos discutiendo la reelección del gobernador", agregó.

—Independientemente de si eso es lo que se presenta como prioritario para la reforma, ¿usted cree que el cargo de gobernador debe tener reelección?
—No tengo opinión sobre eso. Me parece que hay que plantearlo en un proceso integrador. Porque cómo es la cuestión, ¿el gobernador puede tener una reelección y el resto de los cargos reelección indefinida? Lo que digo, y no es que esté a favor ni en contra, es que si la prioridad es esa nos estamos equivocando. Este tema puede estar incorporado en un montón de temas y que no sé cuáles son y eso lo deben estar pensando quienes están armando la reforma de la Constitución, que no somos nosotros.


—¿Ustedes pretenden ser consultados sobre los temas incluidos en la reforma antes que el proyecto llegue a la Legislatura?
—Obviamente. En primer lugar apoyar o no la reforma no es una decisión que la tomo yo, sino que hay un proceso institucional. En primer lugar se debe convocar al consejo ejecutivo provincial con las departamentales y la decisión final la toma el congreso partidario donde 400 congresales van a decidir por el sí o por el no o por alguna de las propuestas que haya en el congreso que por ahí pueden ser tres o cuatro. Lo mismo le pasará al radicalismo que una vez que se presente el proyecto la convención radical tendrá que decidir si acompaña o no y por lo que veo ahí hay muchas visiones. El único partido que se expresó para apoyar este proyecto, que no conocemos, tal vez ellos sí lo conocen, es el socialismo. El resto de los partidos aún no sabemos de qué se trata.

—¿Cuánto tiempo le toma al justicialismo armar un congreso partidario para tratar un tema como este?
—No es un trabajo simple. Al congreso partidario lo tiene que convocar el consejo ejecutivo del partido, yo como presidente no puedo hacerlo. Ahí hay dos instancias: el consejo es un organismo que tiene como 70 miembros, por lo que necesitamos una semana para enviar todos los telegramas. Luego, para un congreso hay que chequear que todos tengan su telegrama, su mail porque son 390 congresales de toda la provincia. El año pasado nos llevó casi 20 días. Además el consejo tiene que definir los temas porque no puede ocurrir que en el congreso se trate esto solamente. Por lo general el congreso es extraordinario y se convoca por un tema muy importante una vez al año. El año pasado, a través del congreso, acordamos la posibilidad de hacer alianzas con otros partidos, que todas las listas se presenten por dentro en las Paso. Siendo muy optimistas como mínimo eso nos va a llevar un mes. Después hay que elegir los convencionales constituyentes que nos van a representar. Las listas del Partido Justicialista van a necesitar una interna para resolverlo porque no vamos a tener una lista de unidad. Tenemos que llamar a una elección interna para elegir a los constituyentes que van a participar de la elección general. Con esto no estoy planteando pálidas, sino cómo se resuelven las cosas dentro del partido. El partido, en primer lugar, tiene que definir si acepta o no acepta y, suponiendo que sí acepta, tiene que elegir a sus convencionales y eso se hace con una elección.

—¿Los legisladores del justicialismo deberían acatar lo que manda el partido o tendrán libertad para votar?
—Algunos de ellos claramente lo han expresado, hay quienes están más o menos de acuerdo. Pero la decisión la toma el partido. Yo no puedo opinar por un legislador, sí puedo contar cómo es el proceso para definir la decisión.

El proceso para reformar la Constitución de Santa Fe es una instancia de negociación permanente. Y en esa rosca entre los distintos sectores de la política santafesina el tiempo es un factor clave, sobre todo si se pretende hacerlo antes del 2019.