Política
Martes 30 de Enero de 2018

Para Farías, que Nación no mande fondos para que se apruebe el pacto fiscal, "es una presión"

Según el ministro de Gobierno de Santa Fe, la provincia tenía hasta julio para rubricar el acuerdo en la Legislatura, sin embargo ya se recortaron fondos. Aún se desconoce si una vez aprobado el consenso Nación restituirá a la provincia el dinero no enviado.

El ministro de Gobierno y Reforma del Estado, Pablo Farías, no se anduvo con vueltas y dijo que "es un mecanismo de presión" que la Nación ya haya recortado fondos porque Santa Fe aún no haya aprobado en la Legislatura el pacto fiscal que firmó en noviembre pasado el gobernador Miguel Lifschitz con el Presidente Mauricio Macri.

"Tenemos una expectativa positiva y vamos a estar trabajando junto con el ministro de Economía, Gonzalo Saglione, y con los legisladores de las dos cámaras para lograr la aprobación de este consenso que firmó el gobernador el pasado año y otras leyes que también están vinculadas con el manejo económico y financiero de la provincia como para poder tener una mejor planificación de lo que va a ser la recaudación", dijo el ministro ante la prensa.

Al ser consultado si el no envío de fondos ya estaba estipulado o si lo consideran un elemento de presión, Farías respondió: "Es un mecanismo de presión porque, en realidad, lo acordado era que teníamos un plazo hasta mediados de año para la aprobación del consenso fiscal en la Legislatura. Con lo cual se está generando una suerte de presión. Ojalá que podamos avanzar en eso y en los próximos meses no suceda lo que hoy está sucediendo".

La pregunta que aún no tiene respuesta es si una vez que la Legislatura santafesina dé el visto bueno al pacto fiscal los fondos que fueron recortados serán retribuidos a Santa Fe o si ya se perdieron definitivamente.

Además, al ministro se lo consultó sobre si ese recorte ya está teniendo un impacto en la obra pública. Al respecto expresó: "Son fondos que pertenecían al fondo sojero y a otros rubros. En principio, si lo que les preocupa es si esto puede provocar la paralización de obras, hay que decir que hoy no se está presentando esa situación. Pero obviamente si no encontramos una forma de resolverlo, este tipo de cosas pueden plantearse hacia el futuro".

Las paritarias y la inflación
Los gremios todavía tendrán que seguir esperando para que haya una convocatoria a paritarias. Farías dijo que se está "siguiendo muy de cerca" todo el cuadro nacional, que se ve "con preocupación desde lo económico" y que se observa con mucho detenimiento la evolución de la cifra de inflación. Todos esos elementos más la reciente aplicación de la cláusula gatillo por la diferencia entre el 25% de aumento salarial otorgado el año pasado a los estatales y el número final de la inflación que fue del 26,1%, son elementos que están jugando al momento de abrir la discusión.

En sintonía con los dichos de Lifschitz de la semana pasada, que al referirse a la inflación y al intento del gobierno nacional de poner un techo del 15% a las paritarias dijo que "la realidad les demostró que estaban equivocados", ahora Farías volvió a poner sobre la mesa las falencias del gobierno de Mauricio Macri para hacer frente a la inflación. "El hecho de tener cada año que negociar los aumentos salariales en una paritaria es una nota que da cuenta de la inflación como problema estructural del país. Vemos que todavía no se encontró la forma de solucionarlo", cuestionó.

Luego agregó: "Más allá de eso confiamos en que, como lo hacemos todos los años, podamos arribar a un acuerdo entendiendo que la provincia tiene que mantener su solidez financiera y económica más allá de las facultades y en eso hay que ser muy prudentes en el manejo de los recursos y de los aumentos que se habiliten".

Ante la pregunta de si se va a mantener la cláusula gatillo para este año, Farías dijo que va a depender de lo que se vaya acordando en el marco de las paritarias. "Puede ser un mecanismo que ayude a destrabar (la negociación) y a dar tranquilidad de que se va a mantener el poder adquisitivo del salario más allá de los desajustes que pueda haber con la inflación. Todos somos conscientes de que hay cierta inestabilidad con la inflación pero vamos a tomarnos de los elementos que se tengan desde la política económica como para establecer eso y todo va a ser válido en el marco de la mesa de negociación de las paritarias".

Por último, el ministro aseguró que la "provincia siempre tiene una postura propia" y despegó a la provincia de la estrategia que quiso imponer Nación de que las paritarias tengan un techo del 15%. "Cada negociación paritaria nosotros la hacemos tomando en cuenta nuestros recursos y las proyecciones que se puedan establecer para el presente año. Pero también es muy importante lo que está pasando en el resto del país. En eso no podemos ser necios y no mirar cómo evoluciona la economía, cómo va impactando eso en las diferentes jurisdicciones, qué es lo que se va planteando en términos de discusión salarial. Todo eso va a estar presente en la consideración, más allá de que la provincia va a mantener y a defender su autonomía en la discusión salarial", concluyó.