Este lunes, en el Salón Blanco de Casa de Gobierno, el gobernador Miguel Lifschitz presentó públicamente el proyecto de ley para la reforma constitucional y al hacerlo contestó algunos de los cuestionamientos respecto de la oportunidad para modificar la Carta Magna.

En ese sentido, reconoció que "hay temas de la realidad cotidiana que preocupan", como "la inflación, la inseguridad y tarifas. Siempre hay preocupaciones y urgencias en todos los momentos de la historia", expresó y recordó la reforma de 1962 en la provincia.

"Ese no fue un obstáculo para que los dirigentes políticos de aquel momento asumieran la responsabilidad de dejarle a la provincia una constitución", manifestó.

El mandatario resaltó que la modificación de la Constitución será un legado a las nuevas generaciones, de principios y de institucionalidad.

"Tal vez algunos tienen miedo de dar la posibilidad de discutir estos temas", dijo y pidió "no tenerle miedo al debate, a que se produzcan algunos cambios, a la participación ciudadana, a la participación popular".

"Es más que una reforma. Es poner en debate un proyecto de provincia. En discusión, los valores sobre los que queremos construir la provincia. Las líneas directrices de la construcción institucional, política y económica. Muchas de las cosas que vamos a discutir, también valen para pensar la Argentina", aseveró.

La etapa más difícil

Para el gobernador, con la presentación del proyecto concluye una etapa y comienza ahora una más difícil, donde juegan otras variables, entre ellas la política y la opinión pública. En esta dirección, remarcó no tener dudas de que se avance hasta donde se avance, será un proceso exitoso que permitirá mejorar la calidad institucional de la provincia.

"Aspiramos a que con los consensos logrados hasta el momento podamos seguir avanzando. Avanzaremos hasta donde se pueda. Sentimos que estamos haciendo lo que había que hacer, que es poner en marcha este proceso de reforma", afirmó.

Por la Cámara baja

Por último, Lifschitz informó que el proyecto ingresará por la Cámara de Diputados, porque es el ámbito legislativo que "expresa de mejor manera la diversidad política de la provincia. Ahí debe iniciarse el debate", marcó.

"Es lo que debíamos hacer. Ojalá que encontremos la madurez y responsabilidad de la dirigencia política para que esta sea la oportunidad de poner en marcha este proceso", finalizó.

Agradecimientos

Lifschitz recordó a los gobernadores Jorge Obeid y Hermes Binner, que en su momento impulsaron proyectos similares y agradeció especialmente a los que fueron parte del actual proceso que se inició en 2016, "a los legisladores que en este tiempo presentaron proyectos similares y a todos los que hicieron sus aportes".

"A los ministros de la Corte nacional, Rosatti y Lorenzetti. A la Corte de la provincia, que ha hecho aportes importantes y ha demostrado una vocación por el cambio y las transformaciones. A los legisladores, a todo el equipo de gobierno y a quien fue el responsable de conducir este proceso, el doctor Oscar Blando", agregó.