Política
Lunes 21 de Mayo de 2018

Pullaro habló de los cuidacoches y opinó que debe haber una ordenanza local

El ministro de Seguridad señaló que se debe regular la actividad a nivel municipal. Además se pronunció sobre las amenazas de bomba que generan inconvenientes en las escuelas de la ciudad: "Los padres tienen que ir presos", dijo.

Este lunes, en diálogo con UNO en la Radio, el ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, se refirió a los problemas que se suscitaron en los últimos días con los cuidacoches y contestó los dichos del intendente José Corral quien dijo que los problemas relacionados a los "trapitos" eran un tema de seguridad.

"Nadie se tiene que sacar la responsabilidad ni hacerse el que «esto a mí no me corresponde». Corral es una persona inteligente que sabe qué es lo que puede, no puede y le corresponde hacer a la policía. La policía cuando hay una amenaza o coacción por parte de los cuidacoches por supuesto que actúa, y más cuando hay una agresión física, lo hemos hecho siempre. De hecho hemos hasta entregado imágenes para que ustedes vean cómo actúa la Policía de la provincia", argumentó Pullaro.

Asimismo, agregó: "Ahora, más que eso no. Se debería discutir en el ámbito que se tiene que discutir, con una ordenanza para que se actúe o se regule, como lo entiendan los ediles, esta actividad. La policía solamente puede actuar cuando hay una amenaza y en ese caso lo hacemos permanentemente. También queremos decirle al vecino que cuando se sienta amenazado por un cuidacoches o trapito, llame al 911 que rápidamente va a llegar la policía para actuar y que si posteriormente ratifica la denuncia comienza una causa penal. Hasta ahí nosotros llegamos. Por lo cual creo que avivadas, Seguridad no toma".

Por otro lado el ministro de Seguridad habló de los patrulleros inteligentes incorporados este año: "Lo que pretendemos hacer es mejorar la operatividad. No solo que la Policía tenga las mejores herramientas para poder llevar adelante el trabajo de policiamiento y que además se pueda ganar en la capacidad operativa permanentemente".

"Pusimos objetivos días antes de haber presentado los nuevos patrulleros en donde plantamos el operativo capital para fortalecer algunas áreas dónde teníamos muchos hechos de violencia y pretendíamos bajarlos con trabajo focalizado de la Unidad Regional pero también con policías especiales y por supuesto con coordinación con las fuerzas federales con las que el gobernador Miguel Lifschitz firmó y renovó este año el convenio", aseguró Pullaro.

"La verdad –continuó– es que tenemos importantes trabajos que podemos empezar a mostrar. Indudablemente es difícil llegar a los márgenes que uno espera que es tener delito cero en las ciudades más importantes, pero creo que se está avanzando. Nosotros tenemos muchas identificaciones, alrededor de 500 vehículos. Sin ir más lejos el fin de semana hubo 40 detenciones de personas que estaban cometiendo hechos ilícitos en calle, con el secuestro de diez armas de fuego".

"Estamos trabajando bien, por supuesto que falta muchísimo, tenemos que trabajar mucho más. Le pedimos a Víctor Pereira, el jefe de la Unidad Regional, que pueda motivar a la tropa, mostrarles que el Estado pone los recursos que tiene que poner para combatir el delito. Entendemos que esta curva que tuvimos el último mes del año y los dos primeros meses del 2018 que pareciera haberse estabilizado la vamos a tener así durante todo el año", indicó.

"Los padres tienen que ir presos"
Ante la consulta de UNO en la radio por la gran cantidad de amenazas de bomba diarias en las escuelas santafesinas, el ministro Pullaro respondió: "Hoy estuve reunido por este tema en particular con la ministra de Educación, Claudia Balagué, porque también ella está sumamente preocupada por esta situación. Nuestra respuesta va a ser desde la seguridad pública. No es solo que nos preocupa, porque no es una joda o una avivada o una cuestión de que es un chiste, al Estado le cuesta recursos".

"Son recursos para movilizarse –amplió–, de descuidar un punto que podrían estar cuidando al resto de la ciudadanía. La persona que hace una amenaza de bomba tal vez lo que no sabe es que está desprotegiendo a su familia, a su madre o hermanos porque hay que mover recursos, que no son pocos porque se cortan calles, arterias de la ciudad y sostenerlo hasta que termina la requisa del colegio. Tiene mucha complejidad, por lo que no vamos a mirar para otro lado. La respuesta va a ser penal y policial. Vamos a hacer las denuncias en el Ministerio Público de la Acusación y esperamos que se tomen cartas en el asunto".

Y siguió: "En Rosario se resolvió muy fácil. El fiscal Ponce Asahad tomó la causa, cuando se identificó la titularidad de veinte personas que eran las que hacían las amenazas se detuvo por 48 horas a los padres de los pibes que hacían las amenazas. En Rosario pasamos de tener 50 amenazas por día a ninguna. La respuesta lamentablemente no puede ser penal, pero va a ser penal porque sino es un abuso con respecto a los recursos del Estado".

"Si contamos movilización de equipos, de vehículos, de personal y le sacamos una valoración económica se sorprenderían la cantidad de plata que pone el Estado ante estas avivadas. La sanción económica tiene que estar, pero además tiene que estar la penal. Los padres tienen que ir presos hasta una audiencia imputativa hasta que prueben que ellos no hicieron la llamada, así se hizo en Rosario y se corrigió la situación. Ya tenemos cerca de 20 números identificados del año pasado –en la ciudad de Santa Fe–", advirtió.