Secciones
Miguel Lifschitz

Reapareció Lifschitz y diferenció a Perotti de Alberto Fernández

El exgobernador le apuntó al actual mandatario por las críticas que le vienen haciendo sus funcionarios. Aseguró que el Presidente genera otro clima político

Martes 31 de Marzo de 2020

El exgobernador y actual presidente de la Cámara de Diputados, Miguel Lifschitz, volvió a hacer declaraciones públicas luego de un largo silencio que comenzó cuando dejó la Casa Gris, el 10 de diciembre pasado. Este martes, en la sesión especial en la que se trató la ley de necesidad, el fondo de 15.000 millones de pesos para el coronavirus y la reducción de un 50% del salario de los diputados por la pandemia del coronavirus, Lifschitz pidió la palabra e hizo una catarsis de 36 minutos donde respondió acusaciones y argumentó la postura del socialismo ante esos proyectos.

“El gobierno ya tiene la norma que quería y lo que pidió para atender la pandemia. Es urgente que asuma el liderazgo frente a la crisis”, aseguró el presidente del cuerpo.

“Desde el Frente Progresista siempre dijimos no a la grieta y a los agravios. No vamos a caer en esa trampa; no cuenten con nosotros para eso. Los santafesinos, y más en estos momentos, merecen otro nivel de debate y otra agenda de discusiones, más constructiva, vinculada a sus problemas cotidianos en tiempos de pandemia”, sostuvo el presidente del cuerpo, Miguel Lifschitz, al hablar en el recinto.

"En el acto en que asumió Omar Perotti se notaron las diferencias entre el discurso del Presidente, Alberto Fernández (que estuvo ese día en Santa Fe) y el del gobernador con duras críticas hacia el gobierno saliente y hacia mi persona que luego se prolongaron hasta hoy. No voy a hablar de lo que ocurrió estos días. No vamos a caer en esa trampa, no vamos a caer en las provocaciones. Parece que estuvieran buscando echar más nafta al fuego para generar más beligerancia en lugar de buscar acuerdos. Están tratando de incentivar una grieta que no existía en Santa Fe. Los santafesinos merecen otro nivel de debate y creo que ahora se abre la posibilidad de avanzar en una agenda mucho más constructiva", apuntó.

Embed

En ese contexto, valoró la decisión unánime de los diputados de reducir sus haberes. “En reunión parlamentaria acordamos con los presidentes de todos los bloques reducir un 50% los sueldos de los diputados. Es un momento extraordinario que necesita de gestos y acciones. El esfuerzo de todos es lo que nos hará más fuertes”, consideró.

“El gobierno ya tiene la ley de necesidad pública que quería y los fondos que pidió para atender la pandemia, es urgente que se ponga al frente de la crisis”, continuó. “No solo estamos otorgando recursos y herramientas, sino que además ofrecemos desde nuestro espacio, equipos técnicos, propuestas, experiencia, voluntarios y organizaciones sociales afines. Hace años venimos trabajando para dotar a la provincia de la mejor salud pública. Empezamos en los 90 cuando casi nadie creía en esto”, recordó Lifschitz.

En ese contexto, marcó la diferencia de la actual gestión con la de Hermes Binner en la provincia de Santa Fe y la suya propia en la ciudad de Rosario para afrontar la Gripe A en 2009: “Lo hicimos sin emergencia ni Estado de excepción. Sin herramientas extraordinarias. Solo con decisión política, ideas claras, compromiso y trabajo”, remarcó.

“Hoy Santa Fe es una de las mejores provincias para abordar la pandemia”, enfatizó el presidente de la Cámara baja. “Dejamos ocho nuevos hospitales, el Cemar en Rosario y el Cemafé en Santa Fe, dotados para hacer los testeos de coronavirus. Ciento veinte nuevos Centros de Atención Primaria de Salud, con personal calificado y comprometido”, describió.

Con respecto al proyecto oficial de necesidad pública, Lifschitz indicó que “no tiene nada que ver con la pandemia; es la vieja ley de emergencia rechazada en diciembre por esta Cámara. Es una mala ley y no es un pecado que tengamos opiniones distintas. En tiempos de emergencia, no desaparece el Estado de derecho, ni el rol de la Legislatura”, advirtió el titular de la Cámara baja.

“Esa ley partía de un diagnóstico falso, que indicaba que diciembre había una crisis económica y financiera sin retorno en Santa Fe. Eso no tiene nada que ver con los números: pudieron pagar sueldos y aguinaldos con cláusula gatillo y en breve, el sueldo de marzo sin inconvenientes”, argumentó.

“Evidentemente no había tantas dificultades como se planteaba. A fines de febrero, según la información brindada por el ministro de Economía, Walter Agosto, la provincia contaba con un plazo fijo de más de 10.000 millones de pesos y más de 5.700 millones en cuenta corriente. Por eso es inexplicable que se estén retaceando recursos para la salud, la política alimentaria o para arreglar patrulleros; que no se estén pagando deudas corrientes ni atendiendo gastos prioritarios”, sostuvo Lifschitz.

“Es una mala norma no solo por los superpoderes y delegación de competencias, como se ha dicho aquí. También por el desproporcionado endeudamiento, de más de 50.000 millones de pesos, para financiar gastos corrientes, para financiar el déficit. Es una cifra que compromete el futuro de la provincia por lo menos por dos períodos”, advirtió. Y agregó: "Si hay algo que critica Alberto Fernández y el ministro Martín Guzman, de Mauricio Macri, es el enorme grado de endeudamiento para financiar gastos corrientes y déficit. No encontrarán ningún economista que lo aconseje".

“Ahora el gobierno tiene todas las herramientas necesarias y más. Estamos dispuestos a acompañarlo y poner a disposición nuestros mejores especialistas, toda nuestra experiencia y propuestas para abordar esta crisis”, concluyó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

Santa Fé

paraná

Policiales

Ovación