En debate

Sain dijo que si las reformas en seguridad no salen por ley, saldrán por decreto

El ministro de seguridad de la provincia apuntó contra la Legislatura por demorar el tratamiento de las leyes que buscan cambiar a la Policía

Martes 29 de Diciembre de 2020

El ministro de Seguridad, Marcelo Sain, se metió en la disputa política en la provincia y le apuntó al exgobernador y actual presidente de la Cámara de Diputados, Miguel Lifschitz, ya que no lo convoca para hablar de los tres proyectos de ley para reformar la seguridad en la provincia. Pero luego, también apuntó contra el senador por el departamento San Lorenzo, Armando Traferri, que lo acusó de ser el jefe de un aparato ilegal de inteligencia en la provincia.

Sain recordó que la reforma quedó plasmada en tres proyecto de ley que fueron enviados a la Legislatura y que "parece que pasaron al olvido". Y apuntó contra Lifschitz, presidente de la cámara de diputados y exgobernador: "Estoy esperando la invitación del presidente de la Cámara de Diputados, que es el jefe del partido político de la oposición, para poder explicar por qué hemos presentado ese proyecto de ley y con qué nos encontramos. Pero además para poder establecer los puentes que nos permitan llevar adelante esa forma institucional, junto con ellos, con la oposición".

Dijo que al no avanzar la iniciativa en la Legislatura, desde "hace un mes y medio estamos trabajando con el equipo técnico que elaboró esas leyes para traducir todo lo que podamos en decreto. O sea, van a ver a partir de febrero cómo todo aquello que podamos definir administrativamente por decreto lo vamos a llevar adelante. A las reformas las vamos a hacer".

Fundamentó la decisión del gobierno de sacar por decreto varios aspectos de la reforma policial. "No nos queremos quedar atados a la decisión política de la oposición que controla la cámara. Creemos que muchas cosas las podemos hacer por decreto, entonces vamos a avanzar en eso", detalló.

Acerca de las acusaciones que le hizo el senador por San Lorenzo, Armando Traferri, Sain dijo: "Yo le respondí con una carta documento. Él me imputó un delito grave, dijo que yo manejaba un aparato ilegal de inteligencia desde el Estado, manipulando investigaciones. Le pedí que en 72 horas diera las pruebas de lo que decía porque eso no tiene nada que ver con su condición de legislador. Es delictivo".

"En 72 horas no me respondió, me dijo en un telegrama: «Déjeme tranquilo, esta es mi labor como legislador». Di por concluido ese intercambio telegráfico con un tercer telegrama mío y ahora iré a las acciones legales correspondientes", agregó Sain.

"No voy a dejar pasar esto. Me siento muy ofendido. Cuando yo digo algo y digo alguna crítica política mucha gente me dice: «Ay, yo tengo honor y tengo familia». ¿Y yo no? O sea, yo estoy para el bife, para que todo el mundo diga cualquier cosa de mi sin que paguen los platos rotos. Y segunda cuestión, no me gusta que acá haya comentarios y que queden en el olvido, como parte del discurso político. No se le puede imputar un delito tan grave a un ministro sin que nadie se mosquee. La respuesta mía es institucional, si no tiene o no aporta las pruebas de lo que me está imputando va a tener que pagar por eso", concluyó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario