Este jueves el Senado dio media sanción al proyecto de ley que busca que Santa Fe adhiera a la ley N° 27.328 de contratos de participación público privada (PPP) y el tema ahora será analizado por la Cámara de Diputados. El legislador que impulsó la norma es el representante del departamento Castellanos, Alcides Calvo (PJ), quien le dijo a UNO Santa Fe que su iniciativa prevé la adhesión pero con "algunas características" que difieren de cómo se aplica a nivel nacional.

Concretamente Calvo plantea la creación de una unidad de participación público privada en el Ejecutivo provincial que a partir del surgimiento de alguna iniciativa, que puede ser una obra o un servicio público, determine si se declara de interés público. Si eso sucede, el proyecto de obra o servicio deberá ser girado a la Legislatura para su aprobación definitiva. Luego, se podrá llamar a licitación pública o concesión.

"Creemos que le estamos dando una opción más al gobierno provincial en materia de la ley de obra pública porque sirve como complementaria a la ley actual. Además, es una nueva propuesta donde queremos darle la participación al capital privado para la realización de alguna obra en particular", aseguró.

En cuanto a las diferencias con la ley nacional, el legislador justicialista dijo que "es fundamental la opinión de los legisladores" y por eso se incluyó "una comisión de seguimiento porque hay muchísimos intereses de por medio".

Al ser consultado sobre si el proyecto surgió a partir del interés de las empresas constructoras de la provincia, Calvo aclaró: "No, nosotros evaluamos que Córdoba, Buenos Aires y Mendoza ya habían adherido y creíamos que Santa Fe no podía ser la excepción. Esto es como los endeudamientos: si se utilizan, bienvenido sea; son oportunidades que se plantean para la provincia. Sin esta norma legal no sería posible. Es una herramienta más que va a tener el gobierno provincial ante cualquier ofrecimiento que viene de alguna empresa privada para prestar algún servicio o hacer una obra".

Por su parte, el senador frentista Felipe Michlig (San Cristóbal-UCR) aseguró que esta herramienta de financiación es importante teniendo en cuenta los costos que hoy tiene, por ejemplo, hacer rutas nuevas. El legislador dijo que hacer un kilómetro de pavimento de ruta nueva cuesta entre 800.000 dólares a un millón de dólares, lo que equivale a entre 20 y 25 millones de pesos.

En tanto, si es un trabajo de repavimentación, dependiendo de los trabajos que se tengan que hacer sobre la base del pavimento, hay que hablar de 10 a 12 millones de pesos el kilómetro repavimentado. "En los últimos tiempos en la provincia se han intervenido miles de kilómetros. Por eso es necesario que avancemos en otras fuentes de financiación", argumentó.

"También reclamamos en el debate -aclaró- una mayor inversión del gobierno nacional en la provincia. Cuando uno ve lo que se licitó en los proyectos PPP, realmente son muy pocas las inversiones que tenemos para Santa Fe y las que se dan son para el sur de la provincia. No tenemos nada para el centro y el norte de la provincia. Un ejemplo es el reclamo que vienen haciendo los senadores Rodrigo Borla y Orfilio Marcón por la ruta nacional 11, que está con deficiencias serias en su transitabilidad y lamentablemente no está contemplada en estos programas ni en la primera, ni en la segunda ni en la tercera etapa".

"Para la ruta nacional 34, que atraviesa ocho departamentos y tiene una recorrida de casi 400 kilómetros, desde el kilómetro cero en Rosario hasta Ceres, en el límite con Santiago del Estero, también tiene muchos inconvenientes. Ya lo decía el senador Calvo, que primero fue un proyecto de autovía, luego lo convirtieron en autopista y está prácticamente detenido en su ejecución desde el cruce con la ruta nacional 19 hasta Rafaela y luego hasta Sunchales", expresó.

"Estamos reclamando que Nación tenga más en cuenta a Santa Fe por sus características, por lo productivo, por sus puertos, por las exportaciones, por las necesidades de conectividad que tenemos no solo los santafesinos sino otros argentinos que utilizan el territorio provincial y los puertos de Santa Fe para llegar con sus productos al mundo", concluyó.

Quien salió a defender a Cambiemos en plena sesión fue el senador Hugo Rasetto (UCR-Iriondo). En primer lugar, Rasetto criticó las idas y vueltas que tiene Vialidad Nacional para recibir a los senadores santafesinos que desde hace más de un año le están solicitando una reunión por diferentes temas. "Pero eso no significa que convalide algunas cosas que se están diciendo acá, cuando se dice que en la primera etapa de los PPP no se licitan obras para Santa Fe. Lo que está ocurriendo es diametralmente opuesto. Santa Fe es una de las cuatro provincias incluidas en la primera etapa. En todo caso se está discriminando a las otras 20 provincias", afirmó.

Luego, hizo un repaso por todas las obras que Nación incluyó en la primera etapa de los PPP en territorio santafesino y mencionó el acceso a los puertos (del sur provincial), la conversión en autopista de la A012, el mantenimiento de la circunvalación en Rosario, la construcción del tercer carril en la autopista a Rosario-Buenos Aires en el tramo hasta San Nicolás, el tercer carril en la autopista Rosario-Córdoba desde Rosario hasta la A012 y el mantenimiento de todas esas rutas. Rasetto aseguró que eso significa una inversión de más de mil millones de dólares.

Mientras que en la segunda etapa, "que se estarían abriendo las ofertas antes de fin de año", aseguró el senador radical de Iriondo, está contemplada la ruta nacional 34 como autopista en el tramo Rosario-Angélica. Es cierto que no entran dentro de la PPP la ruta 11, la 9 y la 178. "En Vialidad Nacional están contempladas las reparaciones de estas rutas", aseguró.

Sin embargo, las críticas que se le hacen hace tiempo a la Nación por la ruta 11 es porque en 2016 se anunció que se iba a transformar en autopista en el tramo Recreo-San Justo, al menos en una primera etapa. Ese proyecto se cayó definitivamente y ahora solo se prevé la reparación de la carpeta asfáltica y en algunos tramos hacerla ruta segura con la ampliación a un tercer carril y mejoramiento de las banquinas, algo que dejó muy disconformes a los habitantes de los departamentos San Justo, Vera y General Obligado.