Política
Domingo 04 de Marzo de 2018

"Somos muchísimos los que pensamos a favor de la reelección", dijo González

El senador por La Capital salió a defender la reforma constitucional luego del rechazo público que expresaron otros dirigentes del socialismo. Aseguró que la reelección de Lifschitz no debe ser el eje y evitó hablar de bonfattismo y de lifschitzmo. Además, se refirió al debate sobre el aborto: "No estamos hablando solo de cuestiones del orden ético o religioso, sino también de la salud", dijo.

El senador por La Capital y exministro de Salud provincial, Miguel González, fue uno de los primeros dirigentes políticos en salir a defender la reforma de la Constitución luego del rechazo público que hicieron otros dirigentes del socialismo. Pero, además, también plantea abiertamente la necesidad de considerar la reelección del gobernador. Más allá de que aclara que ese no debe ser el eje del debate, sino el núcleo de coincidencias que supone la reforma constitucional, González sostiene que en las distintas reuniones del Frente Progresista son muchos los que están en la postura reeleccionista. Además, se negó a hablar de bonfattismo o lifschitzmo. "Somos militantes del Partido Socialista", definió.

"Creo que somos muchísimos los que pensamos a favor de la reelección y así se han manifestado la totalidad de los senadores del Frente. Después hay matices, pero todos los senadores, al menos de lo que he escuchado, estamos todos pensando bastante similar en este sentido", aseguró el senador que participó el miércoles por la noche en una reunión que Miguel Lifschitz hizo con todos los legisladores del Frente Progresista.

Al ser consultado por los dichos de un diputado como Eduardo Dipollina, muy cercano a Antonio Bonfatti, negando la posibilidad de la reelección para el actual gobernador y si eso significa que será muy difícil que se avance en una reforma, González expuso: "Primero no sé si esas categorizaciones de personalismos están bien. Nosotros que somos militantes del partido Socialista, somos militantes del partido y no de personas".

"Es cierto –reconoció ante la repregunta por la postura del bonfattismo– que a veces algunas personas estamos más cerca de algunos criterios que otros. Pero prefiero no entrar en esas categorizaciones. Entiendo el punto y hay personas que están considerando que en ese eventual momento de la decisión de parte los constituyentes no debiera habilitarse la reelección del actual gobernador. Otros no pensamos que eso sea un inconveniente porque si bien se jura por una Constitución, cuando se la reforma se jura por otra Constitución".

González argumentó que Santa Fe, con toda su historia en el tema, "está en mora con la Constitución Nacional" y que la Carta Magna de Santa Fe debe adecuarse "a los nuevos tiempos y que los nuevos derechos no solo estén garantizados por ley sino que estén garantizados dentro de la nueva Constitución".

"Además, observamos que ningún sector político partidario e incluso de la sociedad civil esté en contra de este proceso", sostuvo y agregó: "El gobernador constituyó una serie de caminos que fueron las consultas con especialistas, con constitucionalistas, con los colegios profesionales, con organizaciones sociales y nadie se manifestó en contra de la reforma constitucional. Parece que el único tema que aparece es el de la reelección. Pero quienes van a reformar la Constitución son los constituyentes y nosotros lo que decimos es que debiera habilitarse la posibilidad de pensar los mandatos del gobernador, de los legisladores y de los presidentes de comuna pero particularmente el del gobernador que es el único que no puede reelegirse".

Ante la pregunta de si es conveniente que el actual gobernador tenga la posibilidad de ser reelecto, González respondió: "Son situaciones que se dirimirán en el momento que se deba. Lo que la Legislatura debe hacer es habilitar el tratamiento de este tema. No es que la Legislatura va a definir que el actual gobernador va a ser reelecto, sino la posibilidad de que los constituyentes analicen este punto en particular de los mandatos. Ese es el espíritu de lo que se está buscando".

"El propio gobernador planteó que el eje no tiene que estar ahí y que si el punto de quiebre para llegar a esto es poner una cláusula transitoria está bien que se lo haga y lo importante es que se reforme la Constitución y finalmente los mandatos de los gobernadores sea de hasta dos períodos", cerró.



El debate sobre el aborto
González, quien fuera el ministro de Salud de Santa Fe hasta diciembre –cuando asumió como senador– también se refirió a un debate que pronto se dará en el Congreso de la Nación, aunque trazó una diferencia conceptual sobre la temática. "Aquí no estamos hablando solo de cuestiones del orden ético o religioso, sino también de la salud", remarcó.

Además recordó que en las leyes argentinas la interrupción legal del embarazo está autorizada para ciertas situaciones. "Eso parece que se pierde de vista. La salud ampliada de las mujeres, no solo pensada como la biológica sino también la psicológica, ya está garantizada. Por lo menos esa es nuestra perspectiva. Lo mismo ocurre con el abuso de personas con discapacidad y de las mujeres violadas. Eso ya está consagrado en nuestras normas", aclaró.

La controversia hoy pasa por el derecho de las mujeres a elegir la interrupción del embarazo. Al respecto dijo que no hay una posición unánime en el Frente Progresista y que en lo personal piensa que el derecho a elegir debe estar consagrado.

"Eso salva una enorme cantidad de vida y, además, debe garantizar el derecho de las mujeres sobre su propio cuerpo y sus propias decisiones", aseguró y argumentó: "No es una posición liviana. Quienes conocemos mucho del tema sabemos que tomar la decisión de la interrupción del embarazo para una mujer es sumamente costoso desde lo emocional y lo anímico. En los países donde está el derecho a elegir no aumentan las cantidades de abortos, palabra que ya tiene una connotación negativa. Este tema se tiene que tratar como interrupción del embarazo con derecho a elegir de las mujeres".

"En una sociedad donde los que pueden tienen acceso a todo y los que no pueden no, las mujeres que tienen recursos tienen todas las posibilidad en un marco de absoluta discreción de su médico tratante e incluso con derecho a elegir. Y es muy poco probable que eso se pueda regular. Mientras que para las que no tienen recursos las cosas son más complicadas", amplió.

"Lo que está claro –continuó– es que cuando una mujer accede a una interrupción dentro de un marco de cuidado de la salud con conocimiento científico específico, no muere nadie. Nosotros decimos que Santa Fe es la provincia con mortalidad materna y mortalidad materna infantil más baja. Pero bajaría muchísimo más si tuviéramos esta posibilidad. La información y el acceso a los servicios de salud hace que estas muertes no se produzcan".

Por otra parte, aseguró que en los países que está el derecho a elegir no está hecho de cualquier manera y que no se llega a la interrupción en cualquier etapa del embarazo. "Está regulado el tiempo en el que se puede ejercer el derecho porque está comprobado que un embarazo que está avanzado no se debe interrumpir por la propia subjetividad de la mujer y del equipo tratante. Cuando estas regulaciones están se llega a la interrupción de manera más oportuna. Esto está pasando hoy con los casos de violaciones donde aparecen una serie de obstáculos que hacen que las mujeres no puedan llegar a tiempo a la interrupción y eso termina generando una serie de situaciones complejas", afirmó.

Además, el legislador socialista dijo que cuanto menos tiempo pasa "las metodologías técnicas con las que se pueden impartir las prácticas son mucho más simples y menos costosas desde el punto de vista humano" para las mujeres. "No es lo mismo instaurar una práctica a través de un medicamento que hacerlo con una práctica quirúrgica en un espacio médico donde las situaciones son críticas y se deshumaniza mucho el proceso", expresó.

"Aquí no estamos hablando solo de cuestiones del orden ético o religioso, sino también de la salud. Muchas veces los que estamos a favor del derecho a elegir nos dicen que no estamos a favor de la vida. Nosotros lo que decimos que las vidas de las mujeres también son vidas y son vidas centrales porque tienen hijos, tienen una familia. No hay que ser tan cínicos de pensar que la única vida interrumpida es la del feto", concluyó.