Santa Fe

Un diputado santafesino pide reglamentar los cercos eléctricos para proteger casas

Asegura que ya se utilizan y que aún no están regulados. Argumenta que son una herramienta para proteger la vida y la propiedad privada

Miércoles 24 de Febrero de 2021

El proyecto de ley fue presentado en la Cámara de Diputados de Santa Fe y propone normalizar la “instalación y uso de cercos eléctricos de seguridad para uso privado”. Según la iniciativa, elaborada por el diputado provincial de Vida y Familia, Walter Ghione, así se "busca regular una práctica ya existente y que es utilizada para desalentar los robos" en las viviendas familiares.

“En la actualidad, los vecinos ya están utilizando este sistema de defensa que se consigue comprando el kit en los portales de internet, y lo instalan sin ningún control del Estado y en muchas ocasiones directamente a la corriente de 220 voltios de la red, con el riesgo de causar la muerte que esto conlleva", alertó.

El legislador asegura en un comunicado de prensa que en el mercado electrónico se pueden conseguir equipos completos de siete hilos para una distancia de 20 metros, donde además de la instalación se incluye batería de respaldo y alarmas mediante sirenas por 30 mil pesos.

Por eso, ante esta situación, el legislador considera que debe reglamentarse su instalación y uso de cercos, como un obstáculo o impedimento que imponga una resistencia normal, al que intente violar el derecho ajeno.

Un cerco eléctrico de seguridad "es un dispositivo conformado por un alambrado o conjunto de hilos metálicos por los cuales circula electricidad" que está "destinado a propinar una leve descarga a quienes entren en contacto" con el mismo. "También puede brindar la posibilidad de activar un sistema de alarmas, con o sin monitoreo", se describe en el comunicado.

Por otra parte, se prevé que la autoridad de aplicación será quien determine los materiales que pueden ser utilizados para la construcción de cercos y el voltaje de descarga permitido, entre otros puntos.

Asimismo, según la iniciativa “la altura mínima a la que debe estar emplazado el cerco eléctrico de seguridad será de 2,20 metros, contados desde el nivel del suelo. Tendrá que tener carteles de advertencia y no podrá sobresalir de los límites de la propiedad”. También estipula que la instalación, reparación y mantenimiento sólo podrá realizarse por personal habilitado y tanto la instalación como el equipo deberán estar certificados por las normas internacionales de seguridad eléctrica.

Ghione asegura que estos cercos de seguridad no lastiman a personas ni mascotas. Trabajan de manera disuasiva con muy bajo amperaje, en lo que se conoce como “Umbral de Pánico” ocasionando sólo una sensación desagradable a quien intenta ingresar a robar o violar una propiedad privada trepando por los encima de los muros.

"Existen experiencias cercanas donde se aplica la regulación como en Brasil, Uruguay y Chile, que utilizan como protección los cercos perimetrales energizados. Y nadie puede desconocer que, ante la falta de seguridad y el crecimiento del delito en nuestra provincia, los vecinos optan por autoproteger su familia y su hogar instalando por ejemplo estos sistemas de disuasión", se agrega en el comunicado.

“Se pretende legislar sobre una modalidad que ya existe y que se utiliza para proteger a las familias y los hogares de la delincuencia. La falta de normas que regulen su instalación y la necesidad de proteger la vida humana son motivos suficientes para avanzar en esta iniciativa”, finalizó Ghione.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario