Santa Fe

Por día, la Municipalidad recibe entre 10 y 15 víctimas de violencia machista

Las atenciones se realizan de manera integral, por lo que se busca brindarle a cada mujer una respuesta a sus necesidades específicas y un acompañamiento personalizado.

Lunes 27 de Febrero de 2017

El año pasado, la Municipalidad inició una serie de acciones y articulaciones para dar respuesta a las mujeres que sufren violencia de género. En ese marco inauguró una casa en la que funciona el Área Mujer y Diversidad, donde se atiende entre 10 y 15 víctimas por día. "La Casa es una acción más dentro del plan de acciones que el Área Mujer y el municipio llevan adelante y que el intendente presentó en noviembre", explicó Rocío Giménez, subsecretaria de Acción Social de la ciudad.

En ese sentido, detalló que el número de atenciones se mantuvo constante desde que, el año pasado, se logró una articulación con el gobierno provincial en lo que hace a la coordinación y derivación de casos.

Giménez reconoció que para hacer frente a la problemática de la violencia machista es necesario contar con políticas de Estado y "asumir el compromiso de defender el derecho de todas las personas a vivir una vida libre de violencia".

El inmueble ubicado en 25 de Mayo 2884 está abierto de lunes a viernes de 8 a 17. Pero también se puede llamar, en ese mismo horario, al número 4571666 o al 0800 777 5000 -que funciona como guardia pasiva los fines de semana las 24 horas y los días hábiles de 17 a 8. En ese espacio se brinda el primer nivel de atención a las mujeres que sufren algún tipo de violencia machista. Y para eso se cuenta con equipos interdisciplinarios especialmente capacitados para atender esos casos y sus particularidades.

"La cantidad de denuncias o de asistencia que nosotros tuvimos desde que contamos con esa casa no aumentó respecto al resto del año", explicó la funcionaria. Y siguió: "Lo que sí tuvimos fue un incremento exponencial de la cantidad de denuncias y consultas de mujeres desde marzo de 2015 cuando la provincia, a través de la Subsecretaría de Políticas de Género, dejó de recibir lo que, por ley, corresponde al primer nivel de atención. Hoy tenemos dividido el trabajo de otra manera. Entonces prácticamente toda la demanda llega al municipio y ellos actúan después o en forma conjunta con nosotros. Tenemos entre 10 y 15 situaciones por día".

La articulación se realiza tanto con la provincia como con otras instituciones y organismos. Por eso, el nuevo espacio fijo permitió no solo una mejor atención sino más comodidad a la hora de realizar los acompañamientos que requieren el traslado a otras dependencias del Estado.

"La Casa tiene una mejor distribución espacial, lugares adecuados para recibir a las mujeres que vienen muchas veces con sus niños. En el mismo lugar funciona un equipo interdisciplinario de niñez y adolescencia de la ciudad. Así que ambos equipos trabajan la temática", detalló Giménez.

Y aclaró que todas las acciones que se llevan adelante desde la Casa, así como la creación de una guardia, son medidas que tienen que ver con el planteo que hace la legislación vigente en materia de atención y prevención de la violencia hacia las mujeres.

"Tiene sus pros y sus contras. Pero estamos cerca del resto de los organismos del Estado con los que trabajamos articuladamente como el Ministerio Público de la Acusación (MPA) y la Subsecretaría de Políticas de Género", detalló y aclaró que a partir de la mudanza "hemos tenido mayor visibilidad del área y más consultas. Fundamentalmente estamos más cómodo nosotros y las mujeres que asisten".

Mirada amplia

Los equipos realizan una atención integral de cada caso y eso implica también el acompañamiento para el proceso de denuncia pero no se limita solo a eso. Además se piensa en estrategias que tengan que ver con que esas mujeres puedan pensar nuevos proyectos de vida.

"La prevención y el empoderamiento de la sociedad para lograr un cambio cultural real tiene que ver con no actuar solo cuando los hechos ocurren sino tratar de evitarlos. Por eso la asistencia integral tiene que ver con informar y orientar sobre los recursos. Pero también preguntamos y actuamos sobre la salud física y mental de las mujeres. Y buscamos atender sus necesidades especiales que pueden ser, entre otras, económicas, laborales, jurídicas, educativas, sociales o vinculadas a la seguridad. Todo eso implica una asistencia integral", detalló la subsecretaria de Acción Social.

Por eso las mujeres son recibidas por un equipo integrado por una abogada y una psicóloga que la acompañan, también, en la difícil ruta de la denuncia. Y se les realiza un seguimiento para ver cuáles son las otras acciones que se necesitan.

"Si el MPA o los juzgados nos autorizan les entregamos un botón de alerta que es un dispositivo que, en 2013, se sumó como política de la Municipalidad. También tenemos un equipo de terapistas ocupacionales que se ocupa de esas otras necesidades especiales", explicó Giménez, quien mencionó que también se articula con la Universidad Nacional del Litoral y con el Centro de Acceso a la Justicia de la Nación y la provincia.

Y, junto al Programa de Género de la UNL y organizaciones de la sociedad civil que están en el territorio, se trabaja para llegar a aquellas mujeres que tienen mayor vulnerabilidad. "Son las que están en los barrios y, por eso, tenemos una red compuesta por 17 solares, que son espacios físicos en todo el cordón oeste, norte y sur de la ciudad. Ahí también hay redes comunitarias que estamos fortaleciendo para acompañar a las mujeres", contó.

Nueva vida

El proceso para salir del círculo de la violencia de género no termina con la intervención de la Justicia. "Después de la denuncia viene un camino largo para que la mujer salga de la situación de violencia y esté empoderada para continuar con autonomía su vida. Entonces es importante esa otra etapa", acotó la subsecretaria y contó que se suele recurrir al Seguro de Capacitación y Empleo que tiene el Ministerio de Trabajo de la Nación.

"A veces esa mujer necesita tener un lugar en el cual dejar a sus hijos para poder hacer yoga, reiki, telar o alguna actividad cultural. Y ahí la ciudad tiene una batería de propuestas para ofrecer. También se gestiona si quiere terminar la escuela. Es una asistencia integral con el acompañamiento de un equipo de profesionales", insistió.

¿Te gustó la nota?