Santa Fe
Jueves 28 de Junio de 2018

Productos y servicios: la ciudad tendrá un "libro de quejas" para consumidores

El Concejo Municipal aprobó la ordenanza que crea un Formulario de Reclamos y Sugerencias. Implica mecanismos de control y de seguimiento, como así también la intervención del municipio para solucionar el inconveniente presentado.

El Concejo Municipal aprobó una ordenanza que crea un Formulario de Reclamos y Sugerencias para consumidores, usuarios y público en general "con el objeto de que los ciudadanos puedan exponer, narrar y/o manifestar sus disconformidades o recomendaciones ante proveedores de productos y servicios que desarrollen su actividad en la ciudad de Santa Fe", dice el artículo 1º .

La ordenanza votada por unanimidad prevé una serie de requerimientos: estar dispuesto en un lugar de fácil acceso y visible del comercio. Cada formulario deberá encontrarse por triplicado: a) original: deberá ser conservado por el responsable del comercio u oficina respectiva; b) duplicado: deberá ser remitido por el responsable del comercio u oficina a la Dirección de Derechos Ciudadanos, y c) triplicado: deberá ser entregado en ese mismo momento como copia al reclamante y/o sugerente de lo asentado.

LEER MÁS: Disponen facilidades de pago y bonificaciones para las multas realizadas en 2017


También se exigirá la exhibición de la cartelería correspondiente que indique la disponibilidad del formulario y deberán serán puestos a disposición en su versión digital para los proveedores de bienes o servicios en el sitio www.santafeciudad.gov.ar a los fines de incorporarlos a sus locales comerciales u oficinas.

Finalmente, entre otros aspectos, el artículo 6 de la ordenanza estipula que "la Dirección de Derechos Ciudadanos dará curso a las gestiones administrativas pertinentes de acuerdo al espíritu y carácter del planteo formulado. El reclamante podrá comunicarse con esta a los fines de constatar la remisión del formulario y realizar el seguimiento de las gestiones que se realicen al respecto.

“Se trata de una propuesta que tiende a resignificar el conocido "libro de quejas" transformándolo en una herramienta más completa”, explicó Ponce de León, autor de la iniciativa aprobada. “Esto está pensado como una herramienta de control que facilita a la administración la detección de infracciones; está prevista la eventual intervención de la Dirección de Derechos Ciudadanos, a modo de gestión posterior tendiente a procurar una solución al problema planteado por el formulante”, agregó.