Recomendados
Viernes 27 de Abril de 2018

Andy Chango: "El humor es todo en mi vida"

El humorista y músico llega a Santa Fe con "El hombre nada", el unipersonal que presentará en en el Espacio de Artes La Treinta Sesenta y Ocho el jueves 3 de mayo a las 21.

Por Juan Almará / jalmara@uno.com.ar
Andy Chango está lejos de las aventuras rockeras que protagonizó con su banda Superchango a finales de los 90', de sus discos solistas y de las colaboraciones con otros artistas en la primer década de este siglo. También parece retirado de su trabajo como compositor de soundtracks y de sus colaboraciones en medios, que lo llevaron a trabajar con Andrés Calamaro en España y en Duro De Domar en nuestro país. O tal vez no esté tan distante de esos mundos. En el El Hombre Nada (un juego de palabras con su apellido, Fejerman, que a su vez nació de un error de un funcionario de la aduana argentina cuándo ingresó los datos de sus abuelos) combina un poco de todo eso: sus canciones, monólogos y el humor que lo caracteriza conviven en un original show creado y llevado a escena por él mismo.

El próximo jueves 3 de Mayo a las 21, Andy presentará El Hombre Nada en el Espacio de Artes La Treinta Sesenta y Ocho (San Martín 3068) Las anticipadas pueden conseguirse en la boletería de la sala de 16 a 20 o con tarjeta hasta 12 pagos en www.entradasclandestinas.com.
Para conocer más de este espectáculo Uno Santa Fe habló con su único y principal protagonista.

-¿Cómo nace El Hombre Nada y cuales son las características del show?
-Es un unipersonal de humor que escribí en un par de meses que me tomé de retiro después de trabajar en la TV. Tiene todo lo que sé o no sé hacer. Al escribir Indianapolis (N de la R: el libro sobre sus aventuras en la carretera que editó en el 2016) se me soltó la pluma y me di cuenta que podía crear mis propios textos, mucho más si eran monólogos. También surgió de la experiencia en la TV, en la que de cierta forma, me convertí en actor, por que lo que salía ahí era un personaje, no era yo. Tenía que poner la cara y exponerme para un montón de gente. Con el rock me fogueé del todo y perdí la vergüenza. Y después compuse unas canciones, porque la música, es el oficio de toda mi vida. Con eso se armó un espectáculo cómico que junta todas mis facetas. Al mismo tiempo, antes de irme a vivir a España, tenía que llevar algo armado para empezar a trabajar allá. No quería empezar de cero con el rock, que ya hace 10 años que no hago. No tenía contrato fijo con radio y TV, que son las otras cosas que puedo empezar. Entonces me armé un formato muy gauchito, que es "El Hombre Nada" en el que en una valija me entra toda la escenografía y un teclado a pilas. Es para salir a conquistar Europa de una manera amortizable.

-Has afirmado que el espectáculo se basa en la lógica del humor ¿Qué importancia le das al humor en tu vida y como lo incorporas al show?
-El humor es todo en mi vida. No creo casi en ninguna otra cosa, quizás en la amistad. Este espectáculo es una catarsis, porque agarro cosas que me pasaron o que pienso que no son del todo positivas: experiencias con la polícia o mi opinión sobre los políticos, temas como el Alzheimer o el sexo. Pero siempre de algún lado que me jode y los convierto en bromas, en chistes, como hice toda la vida conmigo mismo. Lo buenos de este show es que me rio de un montón de cosas, pero básicamente me estoy riendo de mí.
Chango

-Aparte de tu carrera musical, colaboraste con medios gráficos, radios y tv ¿En cuáles de todos esos espacios te sentís más cómodo?
-Cuando fui joven me sentí muy cómodo con el rock, con el hecho de juntarme con los amigos en la sala de ensayo, salir de conciertos y compartir esa cosa casi tribal que tiene el rock cuando uno es joven y tiene una banda. De grande fui solista, y contraté músicos. Los quiero, y hay buena onda, pero no es lo mismo que cuando éramos una pandilla. En este momento lo que más me gusta es lo que estoy haciendo ahora, que es esencialmente independiente. Escribo mis textos, toco mis temas, salgo y digo lo que quiero, me mato de la risa y me encanta. No dependo de nadie, aunque nunca tuve jefes. Quizás en la tele tenía al que editaba o a veces me decía que hacer. Y las bandas siempre tienen una dependencia del otro: los horarios, los quilombos, los humores ajenos. Acá voy tranquilo, me concentro media hora antes y me mato de la risa siempre. Al ser uno solo es infalible.

-¿Con qué se van a encontrar los santafesinos que vayan a tu show?
-Se van a encontrar con un espectáculo de humor que es diferente a todos los demás. En ese sentido siempre soy una persona muy individual y tiendo a buscar cosas originales. Tiene mucho ritmo y humor, me está yendo muy bien en España y funciona con públicos de todo tipo. Hace unos días en La Plata vinieron unos chavalitos de San Antonio de Areco, y por otro lado estaba una señora de 70 años. Y a ambas partes les encantó. Puede ser que sea ligeramente políticamente incorrecto, pero en mi caso es al revés: lo veo políticamente correcto. Cuándo algo no está bien y vos lo criticas, lo que decís pasa a ser correcto.