Por Juan Almará / jalmara@uno.com.ar

Con casi 30 años de trayectoria, escenarios nacionales e internacionales recorridos, más de 10 discos de estudio editados, dos álbumes en vivo y un DVD, los rosarinos de Bulldog pueden considerarse unos históricos sobrevivientes del punk rock argentino.

La banda, integrada por Hernán Mantoani en voz y guitarra, Guillermo "Willy" Tagliarini en guitarra, Ramiro España en bajo y Adrián Gómez en batería, está presentando "Sangre & Fuego", su último disco editado en el 2017 y grabado en España.

Este viernes, Bulldog mostrará su nuevo material en Tribus Bar & Arte (Pedro Vittori 3523) desde las 21. Las anticipadas pueden conseguirse en Tribus, Santa Fe Rock & Tour (San Martín 2347 - Galería Florida, local 8 y 9) y de forma online en www.entradasclandestinas.com.

En esta nota, charlamos con Willy Tagliarini, repasando la actualidad de la banda y adelantando el show del viernes

-Sangre y Fuego tiene impronta española: fue grabado en Reinosa, un pueblo de 10 mil habitantes, y cuenta con la producción de Fernando Miguel y la participación de Kutxi Romero (vocalista de Marea) y Fernando Madina (cantante y bajista de Reincidentes) ¿Cómo llegaron a grabarlo allá y como vivieron esa experiencia?

-La relación empieza en el 2006, cuando vamos por primera vez a España y hacemos varios shows con La Fuga, el grupo en el que Nando toca la guitarra. Incluso tuvimos ida y vuelta, tocando con ellos muchas veces que vinieron acá. En uno de esos viajes en el 2014, tuvimos unos días libres y Nando me invitó a su casa, que está ubicada en la localidad de Reinosa, provincia de Cantabria. Es un pueblito. Lo más cerca que tienen es la capital, Santander. Mis compañeros se quedaron a pasar la noche ahí y yo me fui a su casa. Estaba conociendo su hogar, y en un momento le digo: "Che Nando, ¿y acá que hay?" y me responde "Pues hombre, ese es mi estudio" En ese momento lo estaba armando, y yo flipé. Me acuerdo que le comenté: "que bueno sería poder grabar un disco acá" y me contestó: "Cuando vosotros queraís" Me quedó flotando la idea y se la transmití a los chicos. En 2015 empezamos a preparar los temas nuevos y los terminamos registrando ahí, bajo su producción. Antes le mandamos un demo, opinó y metió algún arreglito de guitarra: se compenetró con el material. Quedamos muy contentos porque salió un disco con esos invitados y que tiene buen sonido. A la par que grabábamos, tuvimos la oportunidad de hacer cinco shows con La Fuga. Y el año que viene seguramente vamos a volver.

-Fueron soportes de Green Day en noviembre, ¿cómo llegaron a esa instancia y cómo vivieron el show?

-Nos enteramos que venían y nuestro manager se puso en contacto con la productora que los trajo. Les comentó que ya tocamos con Green Day en el 2008 y nuevamente estábamos a disposición. Tengo entendido que la oficina de producción del grupo eligió a Bulldog. No porque sean fanáticos nuestros, sino porque reunimos las condiciones para tocar con ellos: el antecedente y el estilo. La vez anterior había sido en el marco de un festival, ahora estuvimos junto a Interruptors, un grupo que vino con ellos. Llegaron al estilo super-star, pero no como unos caretas que dicen: "no me toquen, no me miren", sino porque realmente lo son. Cortaron la avenida Juan B. Justo, con motos secundándolos. Es como si hubiera venido el presidente de Estados Unidos. Después el baterista Tré Cool presenció nuestra prueba de sonido. Fue algo increible, pero en el momento no nos dimos cuenta porque estaba camuflado: tenía anteojos y una gorra. Después vimos su show y fue increíble. Veníamos de Foo Fighters, que a mi me encanta, pero lo de ellos estuvo impresionante.

-Están juntos hace casi 30 años, tienen gran cantidad de discos editados, fueron soportes de bandas importantes, ¿cómo lograron sobrevivir y afianzarse en la música argentina?

-Se logra desde la autogestión. Hoy estuvimos en Santa Fe desde muy temprano y nos fuimos encontrando con gente que labura en un bar, hace deportes o están cargando nafta en una estación de servicio y te dicen: "yo los conozco, los vi" o "toqué con ustedes" Desde el under somos muy conocidos. Por ahí no llegamos al mainstream, a las grandes ligas. Pero si tuvimos la oportunidad de codearnos. Estuvimos en una compañía discográfica grande, tocamos en festivales. A lo largo de estos treinta años pasamos por todas las circunstancias. Nos mantenemos por que hay gente que nos espera a lo largo y ancho del país. Aunque no hacemos los estadios de Colón o Unión, cortamos tickets. Siempre tenemos seguidores. Y por eso continuamos ensayando, creando canciones y haciendo prensa. Es para que la gente que está un poco distraída, preocupada por llevar el plato de comida a la casa, que es lo más importante, sepa que estamos tocando. Todos los pibes que empezaron a la par nuestra, tienen familia, están laburando y criando a los hijos. Y la banda pasa a un tercer plano. Te siguen escuchando, aunque ya no es como antes. Pero siempre se acerca público nuevo. Eso es algo que hay que tener en cuenta: en nuestros shows hay recambio generacional.

-¿Qué pueden adelantar del recital que brindarán en Santa Fe?

-Al principio Santa Fe no nos fue fácil. Si bien estamos cerca de Rosario, tiene su movida independiente y nos costó un poco. Pero ya superamos esas barreras que había a comienzos de los 90', vinculadas a los estilos musicales: "estos son punks, estos son heavys o rocanrol" Ahora es Bulldog. Ya lo pasamos y tenemos un público muy fiel en la ciudad. Es como nuestra familia, son amigos. Hay una peña que nos sigue, se expresa y canta todas las canciones. Existe un auténtico ida y vuelta constante con la banda. En el show repasamos nuestros temas más característicos, sin descuidar Sangre & Fuego, que lo hacemos casi todo.