El Teatro de la Abadía llega a sus 18 años y los festeja con la presentación de la obra Bufón, este sábado a las 21.30 en su sala de Estanislao Zeballos 3074. Minutos antes, a las 21, se realizará un brindis de festejo y agradecimiento.

Para conocer más de los festejos y repasar el pasado y presente de este espacio, que actualmente cuenta con dos salas en las que ya se han realizado más de 130 funciones, hablamos con sus responsables, Walter Alemandi y Giselle Wulff.

-¿Qué tienen preparado para festejar los 18 años del teatro?

-Giselle Wulff: La fecha concreta del aniversario es el 1 de septiembre, y no quisimos dejarla pasar. A las 21.30 tenemos una función de la obra Bufon, que viene de Córdoba, cuenta con la actuación de Julieta Daga y la dirección de Luciano Delprato. Antes, a las 21, vamos a hacer un brindis, algo familiar y simbólico, para celebrar y para agradecer a todos y todas los que apoyaron este proyecto y lo siguen haciendo.

-¿Qué actividades se realizan en el teatro más allá de la cartelera de obras?

-Walter Alemandi: Los talleres anuales que vienen funcionando desde la apertura del Teatro, tienen que ver con lo teatral: el teatro para niños, adolescentes y adultos. Esos son la columna vertebral de todas las propuestas. Después también tenemos talleres de circo y de arte decorativo para todas las edades, y este año incorporamos uno de batería. Y también tenemos charlas, cursos y seminarios cortos. En el 2017 hicimos algunos de expresión corporal y títeres. Los vamos anunciando a lo largo del año. A lo mejor tienen duración de una clase o dos meses, esos son más variables.

-Giselle Wulff: Hay que destacar que son talleres que se brindan en una sala de teatro. En un espacio especial para eso:los telones, las luces, las butacas. Es el espacio apropiado para un taller de teatro. Durante la semana hay talleres y los fines de semana, obras.

-¿Cómo ven la respuesta de la gente actualmente y que balance realizan de estos 18 años de existencia?

-Walter Alemandi: Este es un año en que la economía afecta mucho. El que tiene niños, va a seguir apostando a mandarlos a la escuela, y a lo mejor dejan de asistir al taller por un tiempo. A la vez se nota una disminución en el público y se hace más difícil. Indudablemente estamos atravesando épocas complicadas. Pero ya pasamos por situaciones similares. Nosotros abrimos en el 2000, al poco tiempo vino la debacle del 2001, nos quedamos sin talleristas y la gente no iba a los espectáculos. Fue un cimbronazo bastante grande. Cuando estábamos saliendo de eso, vino la inundación de 2003 y nos afectó mucho en la concurrencia de gente. Pero siempre tuvimos el ánimo de ir para adelante: lo que nos convoca es la actividad y nos gusta mucho hacer lo que hacemos. Por eso ante la adversidad, ponemos en marcha el ingenio. Cuando no tenemos el dinero suficiente, por ejemplo, buscamos canales de difusión para convocar o alternativas para compartir los gastos de un elenco que viene de afuera. El teatro es una actividad muy movilizante. Pasó por muchos malos momentos y sin embargo sigue adelante. Nadie nos enseñó a mantener un espacio en un lugar de la ciudad que no es céntrico. Pero aprendimos que la adversidad se transformó en algo a favor. Sigue siendo un lugar único con características muy propias y distintas a un espacio cultural de pleno centro: la gente puede estacionar enfrente del teatro, priorizamos la comodidad del espectador, siempre los recibimos nosotros. Así que eso que era una adversidad, con el paso del tiempo se transformó en una ganancia.

-Giselle Wulff: Trabajamos con el mismo nivel de profesionalismo que cualquier sala céntrica. Al principio era "la salita del norte". Hoy en día la siguen nombrando así, pero a nivel de comodidades ya no es una salita, sino una señora sala y en la cartelera tenemos propuestas de gran categoría tanto o más que cualquier sala del centro. Eso también hace al reconocimiento del espacio.

-¿Qué proyectos tienen para lo que queda del año y para el 2019?

-Giselle Wulff: Tenemos la cartelera completa hasta fines de noviembre. Incluso hasta tenemos reservas para el 2019. Hay muchas ideas, por ahí realizamos trabajos de extensión con otras instituciones.