Recomendados
Martes 12 de Junio de 2018

Hernán "Cabra" De Vega: "Los músicos empezamos a sentirnos parte de la clase trabajadora"

Las Manos de Fillipi vuelven a Santa Fe para presentar M.A.C.R.I. La fecha será este viernes 15 desde las 21 en Tribus Bar.

Por Juan Almará / jalmara@uno.com.ar
"Mis canciones de protesta son mi té de tilo", afirma Hernán "Cabra" De Vega en "Violencio", tema de M.A.C.R.I., último disco de Las Manos de Filippi. Y la verdad es que se lo nota bastante tranquilo atrás del otro lado del teléfono.
El motivo de la charla es el show que su banda brindará este viernes desde las 21 en Tribus Bar (Pedro Vittori 3523) junto a Ultimo Vuelo. Las Manos están presentando M.A.C.R.I (Mente Anti Capitalista Revolucionaria Internacional) su flamante producción discográfica, dividida en tres capítulos editados de forma online a través de YouTube desde hace dos años: "La Transición", "La Descomposición" y "#FueraBullrich".
Como es costumbre, el grupo desanda a través de su lírica una crítica a la realidad política del país y de las diferentes aristas y personajes del sistema capitalista.
Uno Santa Fe dialogó con el Cabra, el hombre cuyos hits se hicieron conocidos en la voz de otros: Señor Cobranza, popularizado por la Bersuit, y El himno del Cucumelo, por Rodrigo.

-¿En que consiste Mente Anti Capitalista Revolucionaria Internacional y por que decidieron dividirlo en capítulos?
-Lo que ahora estamos presentando es el disco. El modo que tuvimos de llegar a eso, fue dividirlo en tres capítulos de cuatro temas cada uno y publicarlos a medida que lo íbamos haciendo. No queríamos esperar a tener los doce temas, por que el capítulo I sobre todo, hablaba mucho de la actualidad. Queríamos sacarlo en el momento: fue compuesto, grabado y lanzado en menos de un mes. Después empezamos a descubrir que la forma que tienen los chicos de escuchar música hoy, ya no pasa por bancarse doce temas nuevos de un disco. Editándolos de a cuatro, le dábamos más tiempo a que se escuchen todos. Las experiencias de producciones anteriores nos indicaban que al sacar un álbum con diez composiciones, se escuchaban solamente tres y el resto no se conocían. Queríamos adaptarnos a las nuevas formas de escuchar música. Para nosotros, como banda que busca llegar a más gente, implica generar más novedades en las redes. Ya no nos cierra la edición tradicional de un disco.

-En el último tiempo muchos artistas decidieron tomar posiciones políticas en cuanto a temas sociales. Muchas mujeres vinculadas a la cultura lo están haciendo sobre el aborto. Ustedes que siempre tuvieron una postura política muy definida, ¿Cómo lo ven? ¿Creen que hay un despertar del mundo artístico respecto al compromiso político?
-Creo que la posición de los artistas cambió mucho después de la masacre de Cromagnon. Ahí empezó una nueva etapa en la que los músicos empezamos a sentirnos parte de la clase trabajadora y nos bajamos de esa nube en la que nos habían colocado, sobre todo a los rockeros. Hoy en día se evolucionó muchísimo. No sólo en lo concerniente al lugar de los artistas, sino en la lucha de las mujeres por el aborto legal y todo lo que va más allá de eso: la lucha por la igualdad y contra la opresión del hombre. Los músicos somos parte de todo eso.

-M.A.C.R.I responde a una amplitud de géneros de la que Las Manos siempre ha dado muestra. ¿De dónde surge esta tradición de fusionar estilos?
-Algo que nunca tuvimos fueron prejuicios o ganas de repetirnos. Y en ese afán, investigamos cualquier tipo de ritmo que no hayamos hecho. En este caso, para desgracia de los flamencos, la rumba entró en la volteada (afirma entre risas en referencia a Malcriado, incluido en "La Descomposición") Yo empecé a tocar en la calle, y eso te obliga a ser bien amplio. No sólo pasan heavy metals. Cada ritmo tiene las posibilidades de contar algo de forma diferente. El primer capítulo fue producido por Gaspar Benegas y Serafín Alí, dos ex guitarristas del grupo. En el segundo y tercero,aparecieron los hermanos Ariel y Federico Schujman, de Sambara. Al ser más jóvenes que nosotros, fue una experiencia para descubrir cosas que no se nos hubieran ocurrido. Eso nos permitió entrar en contacto con las nuevas generaciones de bandas que están surgiendo.

-En Gorrión Porteño canta Andrés Calamaro, junto a los músicos de Che Chino, otro proyecto tuyo. ¿Cómo se dio esa participación?
-Fue todo tan llevadero hasta llegar a tener el tema grabado, que quedamos muy conformes. Andrés le puso mucha onda. Con él había tenido una relación telefónica más que nada. Alguna que otra ocasión me lo crucé en un show, pero esta era la primera vez que íbamos a hacer algo juntos. Cuándo llegó, tenía el tema tan incorporado y le había dedicado tanto tiempo, que me sorprendió. Es un músico humilde. Ver lo grosso que es me llenó de alegría.

-¿Cón que se van a encontrar quienes vayan a Tribus el viernes?
-Hacemos centro en los temas nuevos. Hace poco llegamos de una gira europea en la que hicimos 25 shows en 30 días. Eso dio sus frutos: fue como ensayar de lunes a lunes. Y este show está muy ajustado, pegadito y con ganas de que lo escuchen todos.