Por Juan Almará / jalmara@uno.com.ar

Noche Oscura Tango está formado por jóvenes músicos de la provincia de Santa Fe: Joselina Casadei en voz, Javier Ramírez en guitarra, Cecilia Zabala en contrabajo y Leandro del Río en bandoneón.

El 19 de mayo a las 21 presenta su primer disco homónimo en el Centro Cultural La Moreno (Marcial Candioti 3341) Las anticipadas están en venta a $150 en La Moreno. Con la compra de dos anticipadas, los asistentes al show se llevan de regalo el disco de la banda.

Construyendo lazos musicales

El evento promete grandes músicos invitados: Cernotto - Macor (dúo de tango integrado por Danilo Cernotto en bandoneón y Gaspar Macor en guitarra) abrirá la noche. También se harán presentes los integrantes del ensamble de percusión Emparche Mateo Malato, Checho Rosa, Nacho Aguilar y Jorge Mockert.

En diálogo con Uno Santa Fe, la cantante Joselina Casadei adelanta el show y afirma que "vamos a tocar temas del álbum y del nuevo repertorio que estamos armando. Hacemos canciones tradicionales y también nuestras. La noche va arrancar con Cernotto-Macor. Queremos destacar la importancia de crear puentes y construir lazos entre las distintas comunidades de músicos. Aprovechamos la celebración que significa presentar un disco para realizar intercambios. Y como invitados nuestros van a tocar miembros del Emparche participando en unos candombes".

Explorando la poesía del tango con aportes propios

Noche Oscura Tango nace en Rosario en el 2015. Desde sus inicios se ha presentado en milongas, teatros, bares y festivales de Rosario, Santa Fe, Firmat, Casilda, Cosquín; destacándose el Festival de Tango Mutante y el Encuentro Metropolitano de Tango de Rosario.

Joselina se refiere a los orígenes del grupo y rememora que "empezamos tocando con Javier a dúo, guitarra y voz, explorando un poco la simpleza de las poesías y rescatando las letras desde una mirada bastante despojada. Después incorporamos el contrabajo y empezamos a funcionar como trío. Era una formación poco usual, pero al entrelazarse las cuerdas en torno al discurso musical, quedaba muy bueno. Y este año incorporamos un bandoneón y somos un cuarteto. El disco lo grabamos como trío y con invitados. El surgimiento del proyecto pasó por explorar la poesía del tango: rescatar esas letras que aún hoy tienen tanto para decir, que no sufren el paso del tiempo porque son vigentes. Temáticas como el amor, el desamor, el barrio y la nostalgia", afirma.

En la búsqueda de un sonido íntimo, actual y genuino, Una Noche Oscura compone y versiona tangos, valses, milongas y candombes con arreglos propios, destacando las historias que cuentan los letristas. En relación a la apropiación de las canciones ajenas, Casadei destaca que "los tangos tradicionales y los nuevos tienen cosas distintas desde dónde sumar. Los clásicos poseen unas poesías increíbles y son parte de nuestro acervo cultural y social. No solamente es muy interesante cantarlos, sino ver la respuesta del público. En relación a la indagación, vamos a los que nosotros podemos aportar. Siempre tratamos de incorporar cuestiones que tengamos ganas de decir, destacando algunas frases o cuestiones melódicas o rearmonizándolas. Los arreglos los hace Javier, incorporando distintas sonoridades. Y a veces también nos inspiramos en temas ya grabados, y tomamos arreglos que están buenísimos", reconoce.

Una propuesta autogestiva

A principios del 2017 Una Noche Oscura editó en forma independiente su primer disco, "Noche Oscura Tango Trío", íntegramente producido en Rosario. En él abordan el repertorio tradicional del tango así como la producción contemporánea del género: de Homero Manzi, Tata Cedrón, Carlos Gardel, a nuevos compositores como Tape Rubín, Juan Serén y nuevos autores protagonistas de la escena de hoy. Sobre el álbum, Joselina reafirma el valor del soporte físico de la música y afirma que "logramos un aporte del Instituto Nacional de la Música, que nos ayudó con el packaging. Pero todo el proceso de grabación, edición y replicación lo hicimos de manera independiente. Eso es una gran conquista y una muestra de resistencia. El disco es un objeto que está caído en desuso, pero que a los músicos nos profesionaliza. Es una decisión importante invertir dinero, tiempo y energía en plasmar un material. Habla de una madurez del grupo y de la búsqueda sonora. Es decir: "nos gusta lo que hacemos, el camino por el que estamos yendo y queremos dejar un registro de esto" Sin saber si eso se va a vender o no, porque está en abandono con el surgimiento de las plataformas digitales. Igualmente, ya lo subimos a Spotify, Youtube e Itunes"

Sobre el proceso de grabación, la cantante comenta que "estamos conformes con el resultado final, porque refleja lo que hacemos en vivo y lo que queríamos lograr. La guitarra y el contrabajo fueron grabados juntos, y en relación a los volúmenes de los instrumentos, los tres juegan todo el tiempo. Existe una misma capa de diálogo dónde todos son propositivos, no solamente la voz. Entoncés cuando lo escuchás te interpela la letra, una guitarra que contesta una frase, o un contrabajo que también tiene un solo", explica.

Por el camino de las composiciones propias

En la actualidad, Noche Oscura Tango se encuentra componiendo creaciones propias y versionando obras de compositores locales jóvenes, que manifiestan la creciente vitalidad de su música. Sobre esta nueva etapa de creación de composiciones, Joselina confiesa que "es un salto cualitativo, en el sentido que implica abrirse a contar cuestiones muy personales y ver que respuesta tienen de la gente. Y al mismo tiempo es buscar de qué cosas no hablan los tangos tradicionales. La voz femenina está bastante dejada de lado en el género. Las letras no la incluyen. Por eso elegimos Madreselva, que está narrado desde una voz femenina. Y el último tema que escribimos es un candombe que habla de la lucha feminista, que ningún tango de esa época lo trata, porque es una problemática muy actual y que nos atraviesa generacionalmente. Es un camino para aprender y animarse", finaliza la vocalista.