Recuperar el tiempo perdido

Gabriel Graciani comenzó el año de la mejor manera debutando como titular en la primera fecha del Clausura, pero luego perdió mucho terreno. “Sufrí un bajón pero ahora estoy entrenando a full”, expresó.

Viernes 11 de Noviembre de 2011

Mariano Cassanello

ovacion@unosantafe.com.ar

El inicio del 2011 fue inmejorable para Gabriel Graciani, ya que en la pretemporada previa al inicio del Clausura, el volante nacido en Bovril Entre Ríos, encandiló al por entonces entrenador de Colón, Fernando Gamboa, quién lo hizo debutar en la 1ª fecha ante Quilmes. Todos hablaban maravilla del carrilero derecho, incluso Esteban Fuertes cuando lo consultábamos lo daba como la revelación del torneo.

Indudablemente que el rendimiento de Graciani fue de mayor a menor y pese a la banca de Gamboa que lo sostuvo como titular cinco partidos consecutivos, el juvenil de 18 años fue perdiendo preponderancia dentro del equipo, pese a que en el medio marcó su primer gol en la 3ª jornada ante Gimnasia en el Brigadier López.

Se fue Gamboa, llegó Mario Sciacqua y las chances de jugar fueron cada vez más escasas, recién en el final del Clausura tuvo la posibilidad de sumar algunos minutos. El arranque de este torneo lo tuvo como un espectador de lujo, fue titular en la 5ª fecha con Newell’s, jugó algunos minutos en el partido siguiente con San Lorenzo y después llegaron las lesiones y la decisión del entrenador de no incluirlo. Lo mejor que le pasó en este tiempo fue la convocatoria a la preselección Sub 20 que jugó el Mundial de Colombia.

La palabra del Tano

Sin embargo la chance llegó y en el último compromiso ante Tigre fue titular y dentro del pobre partido que jugó Colón terminó redondeando un aceptable primer tiempo. A la hora de analizar su rendimiento y su primer año futbolístico en primera dijo: “Arranqué de la mejor manera, después tuve un bajón y ahora estoy entrenando a full, en este tiempo hubo jugadores que rendían mejor que yo y por eso no tuve la posibilidad de jugar. Obviamente que uno está para apoyar al compañero que entra en beneficio del equipo que es lo más importante”, aseguró.

Cuando se lo consultó respecto a cómo se sintió en el partido ante Tigre después de tanto tiempo sin jugar expresó: “Me sentí bien, tuve una buena semana de trabajo y eso hizo que el técnico confiara en mí para ser titular. No comencé bien ya que en la primera jugada se me escapó el volante izquierdo (Leone), pero por suerte después fui levantando incluso llegando al área rival en algunas oportunidades”.

Respecto a la imposibilidad de tener continuidad en el primer equipo opinó: “Seguramente si hubiese jugado algunos partidos más la historia sería diferente, pero no me queda otra que seguir entrenando, aparte los compañeros que juegan en el mismo puesto que yo mantienen un buen nivel y por eso se hace difícil jugar”.

Sobre la experiencia de integrar en gran parte del año el seleccionado Sub 20 dijo: “Es algo muy lindo entrenar con la Selección, es una satisfacción ponerte esa camiseta y cuando estás entrenando en el predio de Ezeiza te genera una alegría enorme y obviamente que se trata de una cuestión especial para cualquier jugador”.

En relación a la competencia que se genera dentro del plantel para ganarse un puesto aseguró: “hay una competencia sana, y yo trato de aprovechar la experiencia de mis compañeros, Colón tiene muy buenos mediocampistas y por eso espero paciente la chance de jugar”.

¿Te gustó la nota?