Regalo de Reyes

El Sabalero inició ayer la pretemporada en el Predio a las órdenes del nuevo técnico, Diego Osella, con la noticia de que el uruguayo Julián Lalinde será la primera incorporación. “Es un jugador que pedí”, apuntó el DT.

Lunes 06 de Enero de 2014

El operativo salvación se puso en marcha. Colón arrancó ayer la pretemporada en el Predio con la presencia de 30 futbolistas sabiendo que la premisa pasará pura y exclusivamente por mantener la categoría. La tarea es harto complicada, por eso el nuevo cuerpo técnico encabezado por Diego Osella deberá trabajar mucho para levantar a un equipo que viene de realizar la peor campaña desde que volvió a Primera División y, por si fuera poco, inmerso en el descenso.

Con siete profesionales menos por falta de pago (pidieron la libertad de acción) y con la incertidumbre de si otros seguirán el mismo camino, inició una nueva historia, que demandará de máxima entereza, predisposición y con la firme convicción de salir adelante.

Ya conocidas las falencias económicas, la Comisión Directiva, con el consentimiento del cuerpo técnico optaron, con el fin de abaratar costos, realizar la pretemporada en la ciudad, es por ello que los trabajos se realizaron por la mañana en el Predio ubicado en la autopista Santa Fe-Rosario. Inicialmente se trató de tareas básicas aeróbicas, en tanto por la tarde se enfocó en los temas tácticos y en un entrenamiento físico más intenso. La idea es aprovechar las primeras y últimas horas del día para mitigar las altas temperaturas que imperan en la región.

A pedido

Al finalizar las tareas matutinas, Diego Osella tomó contacto con la prensa y realizó un diagnóstico del plantel. Asimismo, dio detalles sobre el delantero uruguayo Julián Enrique Lalinde Rubio, de 28 años, que se convertirá en el primer refuerzo sabalero. Viene de jugar en Deportivo Pasto de Colombia (también pasó por Liverpool, Rampla Juniors, América de Cali e Independiente Santa Fe) y llegará hoy a la capital de la provincia para sumarse al plantel, a préstamo por seis meses, tras quedar libre por falta de pago.

—¿Sensaciones del primer entrenamiento?

—Vi muy predispuesto al grupo. Nos enfocaremos en las cuestiones aeróbicas y por la tarde en la intensidad media de laburo táctico y reducido. Los chicos están con muchas ganas.

—¿Qué evaluación hiciste sobre el aspecto anímico después de los golpes que sintió este grupo en 2013?

—Es verdad que fue un momento muy duro, pero eso ya pasó, ésta es otra historia. Nosotros no nos vamos a quedar pensando en lo malo, tenemos que seguir metidos en sólo trabajar a fondo, de esa manera podemos tener chances de recuperarnos. En cambio, si caemos en por qué esto o aquello, podemos tener complicaciones. Por eso la idea es incorporar bien: la vamos a tener complicada, pero tampoco es imposible.

—¿Qué podés decir sobre los refuerzos?

—Estamos hablando para sumar en las tres posiciones que pretendemos. Estamos avanzando y, por lo que sé, pueden llegar en breve. Así que estamos esperanzados en que podamos formar un buen plantel para encarar un campeonato durísimo. Lo bueno de todo es que pude ver un semblante optimista en los chicos y eso ilusiona mucho.

—En la variada danza de nombres que se barajan, ¿quién es Julián Lalinde?

—Es un jugador que pedí y que quedó libre por falta de pago de (Deportivo) Pasto. Hizo 12 goles en la temporada y algunos más en la Sudamericana. Es un uruguayo alto, fuerte, de buen pivoteo y que suele a veces moverse por los costados también. Es un centrodelantero interesante y que me seduce que venga. Es un refuerzo que apuntamos nosotros y que esperemos rinda.

—¿Ya hablaste con él?

—Sí, conversé dos veces y está ilusionado. Uno siempre primero quiere escuchar la predisposición de los protagonistas y saber cómo se encuentra, de cuáles son sus ganas. Tuvimos las mejores referencias de Gerardo Alcoba también, así que ojalá llegue rápidamente.

—Con respecto al torneo que viene, ¿anduviste mirando el fixture para saber cuáles serán los rivales directos?

—Sí. Sé lo que tenemos que hacer nosotros y lo que deben hacer esos cinco equipos que pelearán palmo a palmo. Pero todo dependerá de cómo esté Colón. Si estamos bien y logramos cosechar puntos partido tras partido, inconscientemente vamos a generarle al resto una preocupación. Hay que mirar lo nuestro y saber que sólo depende de nosotros.

—¿Será fundamental hacerse fuerte de local?

—Totalmente. Pero también será muy importante que, cuando nos toque salir, mostremos entereza. Eso lo digo porque con sólo los puntos de local no nos va a alcanzar, también habrá que salir a copar la parada de visitante. Hay que empezar este camino desde el primer partido contra Racing y entendiendo que debemos tener el overol puesto. Pretendo un equipo ordenado, intenso, molesto y, esa base, trasladarla a la cancha. Estamos ilusionados, acomodando todo y con las ganas de ir al frente.

¿Te gustó la nota?