Reyes de la distancia

Los santafesinos Pablo Cipolatti y Nicolás Tournier se quedaron la medalla de oro en la especialidad K2 20 kilómetros en el pasado Sudamericano de Chile. Son dos de los tantos talentos que forma Náutico El Quillá.

Viernes 21 de Junio de 2013

Juan Diego Ferrantes

ovacion@unosantafe.com.ar

No descubrimos nada si decimos que Náutico El Quillá es pionero en la formación de atletas. Tampoco cuando destacamos al canotaje en Santa Fe. Pero lo que sí está más que claro es la facilidad que tiene de presentar el mundo a exponentes de élite y lo refrenda en cada competencia. Justamente el pasado Sudamericano de Valparaíso, Chille (del 18 al 21 de marzo), fue la muestra cabal del poderío que posee, ya que, con suma aptitud, colaboró en la gesta nacional en busca de llegar al máximo escalafón del continente. Y los santafesinos Gastón Gianre, Iván Panigo, Lucila Feruglio, Pablo Cipolatti y Nicolás Tournier fueron fundamentales en el eslabón para que se terminara desencadenando la conquista albiceleste en tierras trasandinas.

Hablar de casualidad sería una broma, por que los frutos se ven constantemente, sino nada más hay que remitirse a los hechos, a los resultados. Una cantera inagotable de talentos que no tiene fin.

Más que sólo remarla

Entre tantas medallas, una dupla mostró que cada día que pasa está más fuerte: la de Pablo Cipolatti (17) y Nicolás Tournier (17) que, en la categoría Junior, se quedaron con todos los laureles en una de las pruebas más extenuantes, que es el K2 20 kilómetros. Tras conquistar la presea de oro, estos dos pibes con nervios de acero se dieron una vuelta por Diario UNO y chalaron con Ovación, en donde hicieron caso omiso a las ortodoxas y ya clásicas entrevistas para romper el molde más bien con una entretenida y risueña conversación.

“La experiencia estuvo buena, porque llegué para competir con mi compañero y la verdad que salió todo redondo. Estas cosas son inolvidables, mucho más si competís con alguien que conocés mucho y que además es tu amigo”, tiró Pablo en el arranque.

“Qué digo ahora (risas). Pienso igual. Desde chicos nos entendemos y somos buenos compañeros. Fue una linda experiencia participar en Chile y doble emocionado por la medalla”, agregó Nicolás.

Cuando un deportista apuntala objetivos, se fija en eso hasta alcanzarlos. Pero al momento de jugársela, en este caso por una medalla de oro, otra es la mentalidad. Así y todo, estos muchachos no anduvieron con vueltas. “La competencia se dio como esperábamos, entrenamos para eso. La idea inicial era ingresar dentro de los tres, pero a medida que fue pasando la carrera ahí sí la cosa cambió. Mucho más cuando sacamos un poco de ventaja en la punta. Ahí sí quisimos ir por todo”, se sinceró Tournier.

“Uno siempre se mentaliza en ganar y nosotros fuimos a eso. En mi caso yo no me conformaba con otra cosa que ser primero, porque me sentía preparado para serlo. La carrera fue dura, pero dimos todo para ganar”, enfatizó Cipolatti.

Fruto del trabajo

En un momento se les consultó sobre si fue una casualidad que la Argentina ganara el medallero, pero prefirieron decir que fue una causalidad, ya que el entrenamiento dio sus frutos. “Ni a palos. En este momento los países van creciendo, pero nosotros seguimos avanzando también. Igualmente, siempre hay que estar atentos y saber cómo hacer una carrera, no se trata sólo de remar, sino de analizar cada cosa. Aparte tengamos que se trata de una competencia muy larga, entonces la preparación general es vital, de nada te sirve salir a matar o morir, como se dice”, dijo sin dar demasiadas vueltas, Nico.

“A nosotros no nos tiene que importar la manera en cómo llegan los rivales, sólo tenemos que pensar en nosotros, en dar lo mejor y lucharla. Es verdad que el resto de los países se están desarrollando, pero en la misma medida nosotros no aflojamos y también progresamos. Es nuestra naturaleza”, acompañó en el concepto Pablo, que cursa el 5º año en la Escuela Sagrada Familia.

La máquina de impedir

Antes de comenzar la nota, nos anoticiamos que ambos tenían la chance de clasificar al Mundial Junior de Dinamarca, en septiembre, pero los notamos tristes, y sus respuestas terminaron de aclarar el panorama. “Hay un Selectivo en General Conesa (Río Negro) dentro de una semana para ir al Mundial, pero nos dijeron que era re difícil pararlo”, así, un tanto desilusionado, lo reflejó Pablo. E inmediatamente argumentó Nicolás: “Básicamente te dicen que, por más que clasifiques, es casi imposible que vayas”. Una forma sutil de decir que «ni si quiera te presentes». Una muestra más del deporte amateur de nuestro país, donde los futuros talentos prácticamente no tienen lugar y en donde los deportes masivos son los que se quedan con todo.

En el final, fue momento de contar lo que se viene. “Hay una Regata de Medio Fondo en La Pampa, que tiene nivel nacional, con lo cual habrá clubes importantes. Y más adelante está el Nacional de Velocidad, que es muy importante”, finalizó Tournier, que asiste al 5º año de la Escuela Pedro Lucas Funes.

¿Te gustó la nota?