No todo fue alegría para el PSG durante la final de la Copa de Francia. A diez minutos del final, Dani Alves se tuvo que retirar por culpa de una lesión de rodilla que preocupa mucho en Brasil.

Y es que falta poco más de un mes para que empiece el Mundial de Rusia y, a falta de las pruebas que se realicen, las noticia que llegan de su entorno no son buenas.

Según Esporte Intertativo, el primer diagnóstico sería muy negativo. La periodista de este medio Isabela Pagliari habría comentado que "el entorno del jugador está muy pesimista respecto al estado de la lesión. Pero seguirán haciendo los exámenes complementarios".

Además, el médico de la selección, Rodrigo Lasmar dijo a UOL Esporte que "las primeras impresiones sobre el caso dejaron a la selección brasileña en estado de pesimismo". Esto lo comentó tras haberse puesto en contacto con los médicos del PSG.