Rusia 2018
Domingo 24 de Junio de 2018

El extraño cumpleaños de Messi en Rusia

La Pulga, quien cumplió 31 años, fue agasajado en la concentración de la Selección Argentina

Lionel Messi no tuvo este domingo un "muy feliz cumpleaños" número 31 en la concentración de Bronnitsy, donde la Selección Argentina permanece desde hace 15 días, después del golpe que significara la derrota con goleada por 3-0 ante Croacia con un rendimiento suyo que dejó mucho que desear y un clima interno en la delegación que no abrió mucho el margen para celebraciones.


Lío pasó un día muy especial, ya que no pudo ver a sus hijos el domingo anterior en el Día del Padre y tampoco lo fueron a visitar ayer, cuando se autorizó el ingreso al Centro de Entrenamiento de Bronnitsy de los familiares de los futbolistas, ni tampoco hoy, cuando en la intimidad fue agasajado por sus compañeros de equipo y recibió también un saludo del técnico Jorge Sampaoli.


LEER MÁS: Feliz cumple, Leo


Su esposa Antonela y sus tres hijos recién estarán en Rusia el próximo martes, cuando concurrirán al estadio Krestovski, de San Petersburgo, para presenciar el encuentro entre el seleccionado argentino y el de Nigeria, que será determinante para saber si finalmente consigue la clasificación a octavos de final de esta Copa del Mundo o se vuelve a Buenos Aires eliminado en primera ronda.


El contexto no es festivo ni mucho menos para la Pulga, algo que contrastó fuertemente hoy con la celebración que le preparó la comuna de Bronnitsy a su ilustre visitante sobre el lago que rodea la concentración argentina. Una torta del tamaño de Messi, bandas tocando en la arena y cantantes solistas extendiendo el show bajo el abrasador sol de la tarde, mientras los remeros cruzaban la pista preparada especialmente para ellos y las familias se animaban a un chapuzón en las aguas marrones del lago Belskoe, enmarcaron la fiesta-homenaje que le dedicó al rosarino este pueblo de 20.000 habitantes.


Embed


La torta era una verdadera obra de arte. Una estatua de crema perfecta, hecha a imagen y semejanza de su cuerpo, con la camiseta celeste y blanca, los pantalones negros, las medias blancas y los botines verde flúo. Por supuesto que tampoco faltaban su barba profusa, hecha de chocolate, y su mirada torva.


Este Messi dulce estaba parado sobre una superficie verde que representaba un campo de juego y tenía las manos en la cintura y el pie izquierdo sobre una pelota blanca y negra a la que le faltaba la mitad trasera, no se sabía muy bien si porque al artesano repostero le faltó crema o le entró apetito mientras estaba trabajando en su obra.


LEER MÁS: El mejor regalo para Lionel Messi


La presentación de esta maravilla de la repostería, que daba lástima comer, fue aplaudida por los presentes como si se tratara de una jugada del Messi de carne y hueso, tal el entusiasmo y la devoción que se advertía en los huéspedes del seleccionado argentino, gente amable y tranquila que vio alterada por unos días su calma pueblerina, a la que volverán dentro de poco con la satisfacción de poder contar que alguna vez estuvo viviendo aquí 'el mejor futbolista del mundo'. Pero Messi, el de verdad, no apareció por el lugar ni aún cuando un ballet ruso bailó al compás de una potente música que se escuchaba nítidamente desde la concentración argentina.


Messi cumpleaños.jpg


El de crema y chocolate, de 1,69 metros de altura y 70 kilogramos de peso, lo reemplazó para festejar también el Día del Comerciante, que se celebra cada 24 de junio en Rusia y, como hoy, coincidió con un domingo, lo cual permitió que más de mil personas se dieran cita en las orillas del lago que constituye una de las máximas atracciones turísticas de Bronitsy para tratar de hacer feliz, aunque sea por un rato, a un argentino nacido en una muy lejana ciudad llamada Rosario.


LEER MÁS: La carta del hijo de un exjugador de Colón a Messi


Este lunes se cumplirán 40 años del primer título mundial de la historia logrado por Argentina en el certamen que lo tuvo como organizador. Acá, tan lejos de casa, otro compatriota dejará un recuerdo imborrable en los habitantes de un pequeño pueblo ruso, porque les endulzó por un rato el alma, y el estómago.