Una falta sobre el francés Antoine Griezmann y una mano de su compañero Samuel Umtiti fueron las dos situaciones en las que los árbitros tuvieron que actuar en su pedido del VAR.

El árbitro uruguayo, Andrés Cunha, recurrió al VAR comandado por el argentino Mauro Vigliano y cobró la pena máxima.

De la misma forma, sucedió con la mano de Umtiti, el jugador del Barcelona, que cambió Mile Jedinak por el empate entre Francia y Australia.