Joshua Kimmich y Antonio Rüdiger casi terminan a las piñas en pleno entrenamiento de la Selección alemana y los tuvo que separar Miroslav Klose, ayudan te de campo de Joachim Löw, según relató el diario local Bild.

Los dos defensores centrales tuvieron un fuerte cruce que hubiera terminado en golpes si no eran separados por el ex delantero del equipo germano.

Según se informó, todo comenzó por un fuerte golpe de Rüdiger, que no le gustó para nada a Kimmich y terminaron cara a cara a punto de golpearse.