El embajador del Estado de Palestina en Argentina, Husni Abdel Wahed, insistió este lunes en el rechazo a la disputa del amistoso entre Israel y la Selección albiceleste en Jerusalén, y comparó: "Es como si nosotros celebráramos la ocupación de las Islas Malvinas".

"Mezclar la política con el deporte ha sido una política de parte del Estado de Israel. Este partido se enmarca dentro de las celebraciones del 70° aniversario de la creación del Estado de Israel. Para nosotros es inaceptable realizar este partido en Jerusalén porque es territorio ocupado", remarcó.

Y comparó: "Este partido es como que nosotros celebráramos el aniversario de la ocupación de Malvinas, esto sería una aberración, una falta de respecto y una agresión al sentimiento del pueblo argentino. Nuestra esperanza es que el pueblo argentino y los integrantes de la Selección tengan conciencia del crimen del cual están siendo partícipes si juegan este partido en Jerusalén".

En declaraciones al programa "Abrir el Juego", de Radio Cooperativa, Wahed explicó que el "Teddy Stadium", donde el próximo sábado jugarán Israel y la Argentina, "fue levantado sobre las ruinas de una aldea palestina que fue demolida en el año 1948 por las tropas de ocupación israelíes".

"Es doloroso que una Selección como la Argentina -que cuenta con el cariño y apoyo de tantos ciudadanos palestinos y árabes- viole o sea partícipe en la violación al derecho internacional, porque de esta forma está blanqueado la imagen del Estado de Israel que ocupa, usurpa y asesina al pueblo palestino", resaltó.

Igualmente, descartó que los futbolistas del conjunto albiceleste puedan ser blanco de agresiones durante su visita a la ciudad, pese a que el esquema de seguridad e itinerario se modificó en las últimas horas.

"No creo que esto pueda afectar la integridad física de los jugadores, pero por más sumas y copas que gane la Selección Argentina ha perdido el cariño y el respeto de todo un pueblo, porque está siendo cómplice de la ocupación israelí", indicó.

La voz del embajador de Palestina en la Argentina se sumó a la del presidente de la Federación Palestina de Fútbol, Jibril Rajoub, quien había reclamado este domingo a Lionel Messi que no participe en el partido amistoso del próximo 9 de junio.

Rajoub envió una carta este domingo al representante de Argentina en Ramala, en Cisjordania, dirigida al gobierno argentino y a la federación de fútbol, pidiendo específicamente a Lionel Messi, capitán de la selección albiceleste, que no juegue en este amistoso.

"Messi es un símbolo de paz y de amor", indicó a los periodistas el presidente de la federación de fútbol palestina.

"Vamos a iniciar una campaña contra la federación argentina, apuntando personalmente a Messi que cuenta con decenas de millones de seguidores en los países árabes y musulmanes", señaló. "Pedimos a todos quemar las camisetas con su nombre y sus posters", agregó.

El estatus de Jerusalén es una de las cuestiones más espinosas con miras a una solución del conflicto entre Israel y Palestina.

Israel se apoderó de Jerusalén oriental en 1967 y la anexó, declarando en 1980 que la ciudad era su capital "eterna" e "indivisible". Esta anexión nunca ha sido reconocida por la comunidad internacional.