La selección de fútbol de España se medirá ante Irán, sorprendente líder del Grupo B, con la necesidad de sumar una victoria para ratificar su condición de favorito y no complicar las chances de clasificar a los octavos de final, en un partido correspondiente a la segunda fecha de la fase de grupos.

El partido se disputará en el Kazán Arena, desde las 15 de nuestro país, con el uruguayo Andrés Cunha como árbitro y televisación de la TV Pública y DirecTV.

Irán, tras su victoria por 1-0 sobre Marruecos en tiempo adicionado, encabeza las posiciones con 3 puntos, seguido por España y Portugal, que protagonizaron un sensacional empate 3-3.

España está obligada a ganar, por muchos goles de ser posible, para no depender de las matemáticas para pasar a la siguiente ronda, aunque si se tiene en cuenta el terremoto que tuvo que superar previo al debut, el punto conseguido frente a los portugueses dejó sensaciones contrapuestas.

La destitución de Julen Lopetegui apenas 48 horas antes del debut, la crisis abierta en la concentración de Krasnodar y la tensión interna entre los futbolistas, fueron un combo explosivo, pero España apeló a su fútbol atildado y vistoso para revertir la mala situación.

Los dirigidos por Fernando Hierro tendrán enfrente a un Irán que no tratará de disputar la tenencia de la pelota, armará un plan defensivo con líneas juntas y cederá el terreno en busca de lastimar de contraataque. Por esa razón, los españoles deberán buscar variantes a la velocidad y la verticalidad habitual.

Hierro, quien se transformó en el capitán del barco en medio de la tormenta y busca repetir la gloria conseguida en Sudáfrica 2010, le ratificó la confianza al arquero David de Gea, foco de todas las criticas por su flojo rendimiento ante Portugal, especialmente tras su grave error en el segundo gol anotado por Cristiano Ronaldo.

La única duda dentro de la formación inicial está en el lateral derecho, donde el entrenador ya tiene disponible a Dani Carvajal, habitual titular, pero su reemplazante Nacho tuvo un gran debut, el cual coronó con un golazo de volea para la victoria parcial 3-2.

Carvajal, recuperado de la lesión muscular sufrida el pasado 26 de mayo en la final de la Liga de Campeones de Europa ante Liverpool, hizo un trabajo especial y hace cinco días que trabaja junto al resto de sus compañeros. Por eso, ahora Hierro debe decidirse por devolver su lugar a un jugador sin ritmo de competición o mantener la defensa.

Por su parte, Irán encara el partido con la tranquilidad y la confianza que le otorgan los tres puntos conseguidos en el quinto minuto de tiempo adicionado, merced al gol en contra marcado por Aziz Bouhaddouz, en el San Petersburgo Arena, y con la idea de que el empate es un excelente resultado.

Para ello, el entrenador portugués Carlos Queiros, planteará un partido un poco más defensivo, con una variante táctica de dos líneas de cinco muy juntas y un Sardar Azmoun como única referencia de área.

Para éste cruce, Queiroz podrá contar en plenitud con el volante Mehdi Taremí, quien ingresó para jugar los minutos finales ante los marroquíes ya que arrastraba una molestia muscular, quien ingresará en lugar de Vahid Amiri.

Sin embargo, el técnico luso perderá al experimentado defensor Roozbeh Chesmi, quien sufrió una contractura en la pierna derecha durante el último entrenamiento, y será reemplazado por Milad Mohammadi.