El colombiano Radamel Falcao aseguró que su selección se marcha "con desazón" del Mundial de Rusia, consideró "una vergüenza" el arbitraje que sufrieron contra Inglaterra y prometió volver "más fuertes".

"Nos vamos con desazón, pero Colombia volverá más fuerte", afirmó el delantero en diálogo con la transmisión oficial y luego, en declaraciones posteriores con los otros medios, fue muy crítico con el arbitraje del estadounidense Mark Geiger.

"Me pareció particular que pongan en este partido un árbitro estadounidense que había sido suspendido. Eso generó muchas dudas. También que solo hablara el idioma inglés, había cierta parcialidad", aseguró el futbolista.

"A través de pequeñas faltas nos iba metiendo en nuestro arco. Estuvo claro que ante la duda siempre cobró para Inglaterra, esto es una vergüenza", destacó Falcao.