A los 40 minutos del segundo tiempo, Gabriel Mercado tiró un centro perfecto al corazón del área y no fue ni para Sergio Agüero ni para Gonzalo Higuaín, sino que fue para Marcos Rojo, quien de derecha (es zurdo) estampó el 2-1 que le dio la agónica clasificación al conjunto nacional para los octavos de final del Mundial de Rusia 2018.

Se vieron muchas imágenes del tanto, pero ninguna como la que tomó la cámara aérea, donde se lo puede observar a Rojo ubicarse como centrodelantero (jugó de marcador central izquierdo) para luego recibir el centro de Mercado y desatar el festejo argentino en San Petersburgo.