Fueron lapidarios. Principalmente los españoles, que repararon en la figura de Lionel Messi, quien no apareció y tuvo un partido para el olvido en la derrota frente a Croacia, que dejó a la Selección Argentina al borde de la eliminación en el Mundial de Rusia 2018.

Si bien llegará a la última jornada con chances de pasar de fase, lo concreto es que los dirigidos por Jorge Sampaoli dependen de un milagro para clasificarse. Hay varias alternativas para lograr el objetivo, pero el sueño de un país se destrozó ayer en Nizhni Novgorod.