Argentina perdía 4 a 3, Agüero le había devuelto a la Selección las (pocas) esperanzas de arrebatarle el triunfo a Francia y por eso nadie bajó los brazos hasta el pitazo final.

En los segundos finales, llegó la situación que paralizó todos los corazones argentinos: