Tal como había ocurrido en los otros dos partidos del grupo, pero ahora con un final feliz, Diego Armando Maradona vibró con la Selección argentina, que le ganó 2 a 1 a Nigeria y consiguió el pase a octavos de final.

El mejor jugador de todos tiempos se mostró con un buzo distintivo de México 1986, pero tanta adrenalina descargada lo hizo quedarse rápidamente en remera, incluso antes de que empiece a rodar la pelota.

Amable, Maradona se sacó fotos en su palco con cientos de fanáticos que se acercaron y hasta se dio el gusto de bailar con una nigeriana.

Incluso, hasta se tomó un par de fotografías que se viralizaron por redes sociales con Guillermo Cóppola, con quien estaba distanciado luego de haberlo representado por años.