El volante del seleccionado argentino, Lucas Biglia, reconoció que esperó "un pedido de disculpas en el momento" de Alejandro Gómez, quien le produjo un desplazamiento lumbar el 13 de mayo pasado en un partido entre Milan y Atalanta por la Liga de Italia. "Sabía que era Pepu, no me voy a hacer el boludo. Por eso me levanté enojado y esperé un pedido de disculpas en el momento. Pero ya pasó", sostuvo Biglia en declaraciones con TyC Sports.

LEER MÁS: El primer equipo que paró Sampaoli

"No somos amigos, pero sí fuimos compañeros en el seleccionado. Yo hubiese pedido disculpas en el momento, no vía Instagram. Pero somos de generaciones diferentes", agregó. Y completó: "El enojo del (Kun, Sergio) Agüero lo entiendo. Es un amigo. Pero yo di vuelta la página al instante, me pusieron hielo en la zona, hablé con el fisioterapeuta que estaba en casa y me puse a trabajar para recuperarme", sentenció.

LEER MÁS: "Me cansé de que mientan"

La patada de Papu Gómez fue noticia, ya que Biglia sufrió la fractura de dos vértebras en la misma zona el 21 de abril pasado en un encuentro entre Milan y Benevento. Biglia, por último, dijo que el objetivo es llegar "de la mejor manera" al Mundial Rusia 2018 y aclaró que nunca dudó en que iba a jugar la Copa del Mundo.

LEER MÁS: Recomiendan vacunarse contra el sarampión para ir al Mundial

"Estoy contento de estar y entrenar con mis compañeros. Nunca me eché en cara haber jugado contra Atalanta. Lo requería el momento del club. Fue para clasificar a la Liga de Europa. Me lo pidió el técnico y yo quise jugar", finalizó.