Tras un sábado de furia, con audios y videos de procedencia incierta que circularon millones de veces por cuentas de WhatsApp, el subcapitán de la selección habló en una conferencia de prensa en Bronnitsy, el pueblo en el que concentra el equipo, y fue contundente en sus respuestas.

"Ayer sale un video en el que un entrenador de fútbol, una persona nefasta para el fútbol argentino, empieza a decir un montón de barbaridades. Esos son los mitos. Está el que se lo cree y también están ustedes, que lo viralizan, y no dicen nada", dijo Mascherano a los periodistas.

"Pero es controlar lo incontrolable, y yo no quiero controlar lo incontrolable. Han dicho tantas barbaridades de mí.", continuó el exjugador del Barcelona. "A mí se me ha acusado de que en una final de Copa América le pegué una trompada a Banega después de fallar un penal. Mascherano, cada vez que alguien falla, le recrimina a un compañero", se lamentó.

Horas después de conocerse las afirmaciones sin fuente de Caruso, Mascherano y Pavón aparecieron en un video en el que bromeaban acerca del supuesto golpe que uno le habría dado al otro.