Lionel Messi mostró su plena confianza en las posibilidades de su selección para el próximo Mundial y aseguró que hay "jugadores para pelearle de igual a igual a cualquiera".

"Lo mejor es ir partido a partido. Pueden pasar muchas cosas y no pensar en el mañana sino en el día presente. De salida hay que pensar en Islandia, en el primer partido, porque un debut siempre es importante, hay que empezar ganando", explicó en una entrevista publicada hoy por "Mundo Deportivo" y que reproduce DPA.

Messi habló con devoción sobre la confianza que depositó en él el hincha argentino y los propios aficionados de su club, el Barcelona, para intentar conquistar el Mundial. "Me llena de orgullo que mucha gente de todo el mundo quiera verme levantando la Copa del Mundo, que me transmite desde todas partes esa ilusión y ánimo. Es espectacular, impresionante. Las ganas de verme como campeón del mundo, sin ser hinchas de Argentina, anteponiendo mi éxito al de sus selecciones", declaró.

Y añadió: "Eso es muy lindo, la verdad. Ojalá que pueda complacerles y devolverles todo ese cariño en Rusia ganando el Mundial". Messi reconoció que fue muy duro el golpe de la última Copa del Mundo, cuando perdió la final ante Alemania por 1-0.

"Resultó una situación difícil para nosotros. Estar tan cerquita de poder levantar la Copa... Fuimos merecedores de poder ganar ese partido por cómo se dio todo", relató.

"El golpe contra España también fue muy duro porque veníamos de hacer un buen encuentro contra Italia antes. Perder de la manera en que se perdió contra España hizo que retrocediésemos un poco", confesó.

El astro argentino también admitió que fue difícil de digerir la derrota 6-1 ante España en un amistoso jugado en marzo, pese a que no jugó el encuentro.

"El golpe contra España también fue muy duro porque veníamos de hacer un buen encuentro contra Italia antes. Perder de la manera en que se perdió contra España hizo que retrocediésemos un poco", confesó.