El capitán de la Selección Argentina Lionel Messi firmó autógrafos y se sacó fotos con un puñado de hinchas que se agolparon en la puerta del hotel de concentración en Moscú, en la previa del debut mundialista frente a Islandia.

Pese a la seguridad que rodeaba el lugar, el astro rosarino se acercó hasta las vallas, firmó algunas remeras y accedió a algunas "selfies" para convertir ese momento en algo imborrable para quienes estuvieron.

La Selección argentina transitó en bus los 80 kilómetros que separan el búnker de Bronnitsy de la concentración de Moscú, para esperar el encuentro de este sábado a las 10 (hora argentina) en el estadio del Spartak frente a Islandia, por la primera fecha del Grupo D.

Ovación Mendoza