Arabia Saudita festejó en la última pelota sobre Egipto y Juan Antonio Pizzi se quedó con el duelo argentino ante Héctor Cúper. Fue 2-1 por la tercera fecha del Grupo A, en un duelo al que ambos equipos llegaron eliminados.

El primer tiempo fue muy entretenido y con situaciones de gol para los dos. Salah definió con categoría en la primera que tuvo para adelantar a su equipo a los 22 y eligió ni festejar la conquista, quizás por el prematuro adiós. Acto seguido tuvo el segundo: corrió 20 metros con pelota dominada mano a mano con el arquero y la pinchó malamente afuera.

Esa jugada despetó a los sauditas que empezaron a llegar contra el arco de El-Hadary, quien con 45 años y 161 días se convirtió en el jugador más longevo en participar de una Copa del Mundo. El arquero tuvo un gran protagonismo despejó de manera espectacular un penal de Fahad Al-Muwallad, pero siete minutos más tarde nada pudo hacer ante lanzamiento desde doce metros de Salman Al-Faraj.

En el complemento los de Pizzi fueron mejores, pero fallaron mucho en la última puntada. Todo hacía presagiar un empate que era demasiado castigo para Arabia, pero con el tiempo agregado casi cumplido desniveló Al-Dawsari con un remate bajo que se metió contra el segundo palo. Fue un acto de justicia para quedarse con el tercer lugar del Grupo A, que compartieron con Uruguay y Rusia.