Rusia no pasa un buen momento y es alarmante ya que quedan dos semanas para el debut en la Copa del Mundo, frente a Arabia Saudita, y el entrenador Cherchesov parece no haber encontrado el funcionamiento adecuado del equipo.

Eso quedó en evidencia en el amistoso que disputó la selección rusa, en Austria, frente a la selección local que la superó por 1-0 con un gol de Alessandro Schopf.

La selección anfitriona dejó en evidencia más falencias que fortalezas que seguramente preocupen a un entrenador que se enfrenta a jugar con su público local siguiendo de cerca al elenco ruso.

El tanto austríaco llegó luego de que los locales sacaran un contragolpe bien ejecutado por intermedio de Marco Aranutovic, que asistió al autor del gol que definió a colocar y de manera efectiva para poner así la única diferencia en el marcador.

Cabe recordar que Rusia tendrá un amistoso más antes de comenzar la Copa del Mundo y que será el próxima 5 de junio cuando enfrente a la selección de Turquía en Moscú.