Después de la desastrosa actuación de la Selección Argentina ante Croacia, con una categórica derrota 3-0, todos comenzaron a prenderle velas a Nigeria, que debía ganarle a Islandia para llegar a la última fecha del Grupo D con chances más concretas de acceder a los octavos de final del Mundial de Rusia.

Y el destino sigue dándole una vida más al elenco de Jorge Sampaoli, porque los africanos se impusieron por 2-0 y por eso puso al rojo vivo la clasificación. Ahora el escenario tiene varias variables, pero lo concreto es que, si la Argentina no suma de a tres, no hay cálculos que valgan.

LEER MÁS: Nigeria le ganó a Islandia y le dio vida a Argentina

La cosa es así: para acceder de fase, Argentina necesitará ganarle a Nigeria el martes en la última jornada y esperar que Islandia no haga lo mismo ante Croacia, que dicho sea de paso quedó muy cerca de asegurarse el primer puesto. Si los de Sampaoli superan a los africanos y los islandeses hacen lo propio con los balcánicos, allí pasará el que mejor diferencia de gol tenga. Si la paridad persiste, comenzará a tallar lo enumerado días atrás, donde inclinarán la balanza la cantidad de tarjetas amarillas y rojas.

El escenario no es para nada complejo, por eso esta mueca que se le presentó debe ser aprovechada por Lionel Messi y compañía, que ahora deberán salir a jugarse todo ante un rival complicado, pero que conocen bien. Es ahora o nunca, Argentina.