La Federación de Egipto hizo oficial que Mo Salah estará en el Mundial, pero no podrá jugar el primer partido ante Uruguay.

La selección africana aseguró a través de un comunicado que tras la reunión mantenida en Valencia entre Hani Abu Rida, presidente de la federación egipcia, el doctor de la selección, Mohamed Abul-Ela, y el extremo del Liverpool se determinó que su tiempo de baja "no superará las tres semanas" y que "aspira a unirse a sus compañeros en la Copa del Mundo".

Por lo tanto, jugará el Mundial de Rusia pero no disputará la primera jornada con los Faraones ante Uruguay, el próximo 15 de junio. El futbolista intentará forzar y llegar al choque... pero los médicos se lo desaconsejan.