"¡No pasará!", fue el título que empleó el periódico francés L'Equipe, junto a la imagen de Lionel Messi rodeado por Paul Pogba, Samuel Umtiti, Benjamin Pavard, Raphael Varane y N'Golo Kanté, los que intentarán apagar el brillo del capitán albiceleste.

"La misión de los Bleus es clara. Si su objetivo es clasificar a los cuartos de final, deben neutralizar a Lionel Messi, el mejor de los argentinos". Así de contundente fue uno de los medios más populares del territorio galo.

Francia no tuvo mayores inconvenientes en adueñarse de su zona y sacó boleto a los octavos de final. Después de definir el martes por la mañana (horario argentino) frente a Dinamarca, el otro clasificado del grupo C, vio con serenidad la definición del D.

Parecía que Nigeria iba a ser su adversario en la próxima instancia, pero Marcos Rojo cambió la historia y metió a Argentina en el cuadro de octavos. ¿Un dolor de cabeza para los franceses? Sí, porque confían en su potencial, pero temen por lo que puedan llegar a hacer Messi y compañía.