Este lunes se llevó a cabo una importante reunión entre el presidente de la AFA, Claudio Tapia, y el entrenador de la Selección Argentina, Jorge Sampaoli, en el predio de Ezeiza. De la misma también formó parte el vice, Daniel Angelici, que en su momento tuvo mucho que ver con el arribo del DT.

Estaba claro que el desgaste entre todas las partes era muy grande, mucho más después del saldo que dejó la presentación nacional en el Mundial de Rusia, donde quedó al margen después de caer en los octavos de final ante Francia por 4-3. El rendimiento no fue para nada el mejor y los nueve goles que recibió en cuatro partidos fueron un factor preponderante en las aspiraciones de alcanzar el título.

LEER MÁS: A Pavón lo recibieron con un regalo especial en su pueblo natal

Sin embargo, el rendimiento también fue algo que también defraudó, ya que en ningún partido logró ser ampliamente superior al rival y no pudo ganarle a una ignoto equipo como Islandia. El cachetazo ante Croacia 3-0 desnudó todas las falencias, que por un momento quedaron de lado con la agónica victoria ante Nigeria 2-1.

En este cónclave, los dirigentes lo comunicaron al técnico que su ciclo estaba terminado, pero éste se plantó y se manifestó con fuerzas para revertir la imagen. Tanto es así como deslizó el compromiso de tomar también las riendas del Sub 20, enfocándose de lleno en lo que será la Copa América de 2019 en Brasil. Lo que si dejó en claro es que la rescisión del contrato "no sería un problema" y se iría sin problemas.

LEER MÁS: Lo que se le viene a la Selección

Entonces fue cuando todos se miraron las caras y optaron por mantener el proyecto, aunque con algunos cambios y con un permanente. Habrá que ver si el destino le da la razón a todos.