El Instituto Autárquico Provincial de Obra Social (Iapos) comenzó en 2017 un relevamiento en las principales reparticiones públicas de la ciudad capital con el objeto de detectar los factores de riesgo cardiovascular entre trabajadores de la administración pública santafesina

El trabajo se llevó adelante en el marco de un proceso de concientización respecto del autocuidado de la salud. Es la primera parte del Programa de Prevención de Enfermedades Cardiovasculares que permite categorizar a la persona según su nivel de riesgo y, en función de éste, definir el modelo de atención médica que requiere. Por estos días, el relevamiento continúa desarrollándose en otros lugares de la provincia.

Resultados

Del relevamiento realizado a 2878 trabajadores de las principales reparticiones de la administración pública, en la capital provincial, se obtuvieron los siguientes resultados:

- 62,84% de la población evidencia índices de sobrepeso

- 34,10% presenta valores mayores al normal de glucemia en sangre

- 12,33% de los beneficiarios demuestran una categoría entre moderado y muy alto riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares

Con respecto a los hábitos

- 56,71% no consume frutas en la proporción adecuada y 40,91% ingiere menor cantidad de verduras de lo aconsejado

- 38,7% de la población relevada es sedentaria y solo el 33,33% realiza actividad física en forma óptima

- 24,91% agrega sal a la comida en la mesa

- 19,13% fuma

Factores que juegan

Desde la obra social Iapos explicaron que los factores que favorecen el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, además de la edad, son la hipertensión arterial, el tabaquismo, el colesterol, el sedentarismo, la mala alimentación y el estrés. Cuando estos factores interactúan, potencian sus efectos. Además, el riesgo cardiovascular se incrementa cuando se padecen otras enfermedades como la diabetes.

El Instituto Autárquico Provincial de Obra Social recuerda que su cobertura prestaciones incluye la detección y/o el tratamiento de estos factores de riesgo, desde prácticas para el diagnóstico y tratamiento hasta el control y seguimiento de estas patologías. La cobertura nutricional incluye entrevistas, sesiones periódicas y preparación de plan nutricional por parte de profesionales nutricionistas.

El autocuidado, la clave

Un elemento para mejorar nuestra calidad de vida y prevenir los factores de riesgo cardiovascular es el autocuidado. Es decir, todas las acciones de cuidado de la propia persona que pueden evitar, retrasar o causar menor impacto en el desarrollo de enfermedades, complementados por controles médicos profesionales de manera periódica.

La obra social recuerda que uno de los aspectos fundamentales en la prevención de los factores de riesgo es el movimiento corporal. Existen distintas opciones de actividades físicas que pueden realizarse de acuerdo a la edad y las posibilidades de cada uno. Está demostrado que si estas actividades se realizan en compañía de un grupo y/o bajo la coordinación de algún instructor, mejora notablemente la posibilidad de sostenerlas a lo largo del tiempo, ya que los vínculos refuerzan la motivación para ejercitarse debido a que ayudan a sentirse parte de una comunidad que comparte los mismos objetivos.

Lo mismo ocurre con la alimentación humana; el hecho de compartir la misma mesa refuerza los vínculos. Podemos ser precursores en la modificación de hábitos alimentarios culturalmente arraigados pero poco saludables, si proponemos opciones más saludables en nuestra mesa y en nuestros encuentros gastronómicos. La diversidad de productos regionales saludables y ricos que se ofrecen crece, solo hay que estar atentos para aprovecharla.